Ciberseguridad: ¡aprende todo a respecto con una guía completa!

24 de septiembre de 2020

Si llegaste a este artículo seguramente en más de una ocasión has escuchado el concepto de ciberseguridad y te preguntaste qué es o qué tan relevante puede ser. Bueno te tenemos dos noticias: es más simple de lo que parece y sí, si es muy relevante, sobre todo si cuentas con una empresa.

Hoy en día, así como la vida ha traspasado las barreras físicas para llegar a la arena virtual, las amenazas hicieron lo propio, exigiéndonos cuidados y precauciones al momento de usar herramientas en línea.

No es novedad que para los gobiernos, una de las prioridades sea la ciberseguridad, ya que tanto para naciones como empresas es conocido lo valioso que es la información que se encuentra en la red y lo útil que sería utilizarla para sus propios intereses.

Y, ante la pandemia causada por el virus COVID-19, los ataques virtuales han aumentado y nos han puesto en alerta para no ser vulnerables a ellos.

Por eso, a continuación, te daremos una guía completa sobre ciberseguridad. Conoce todo lo que debes saber sobre este tema: qué es, por qué es importante, cómo saber si eres vulnerable a un ataque, qué medidas puedes tomar, en fin. ¡Buena lectura!

¿Qué es la ciberseguridad?

La ciberseguridad es el concepto que engloba todo tipo de prácticas que tienen como finalidad defender de ataques maliciosos a nuestros dispositivos y medios electrónicos, ya sea desde un celular o una computadora, hasta las redes, sistemas y servidores que la mayoría de las empresas poseen.

También es llamada seguridad de la información electrónica, esto debido a que la finalidad de los ataques es obtener o alterar la información que se encuentra vulnerable en la red.

En resumen, la ciberseguridad busca proteger los datos para que los únicos que puedan obtenerlos o modificarlos, sean precisamente las personas autorizadas para hacerlo.

Sin embargo, dentro de este concepto, se involucran diversas variables que a su vez se encuentran en diversas categorías:

  • Seguridad de red: Se refiere a la acción de, valga la redundancia, proteger una red informática.
  • Seguridad de las aplicaciones: Se especializa en proteger el software y los dispositivos que los utilizan libres de amenazas.
  • Seguridad de la información: Busca mantener la integridad de la información que se envía y se almacena en la red.
  • La seguridad operativa:Busca mantener seguros los datos a través de protocolos de precaución,
  • La recuperación ante desastres: Se encarga de establecer un plan en caso de que suceda un ataque y que permita mantener la integridad de la operatividad de la empresa.
  • Capacitación del usuario: La cual se encarga de ofrecer armas a las personas para evitar y protegerse ante un ataque.

Como puedes observar, existen una extensa variedad de campos que considerar cuando nos referimos a la ciberseguridad, aunque es un concepto muy simple: se trata de proteger nuestra información en la red; sin embargo para protegerla existen muchas consideraciones.

Pero más allá de protegerla por protegerla, existen diversas razones de por qué es importante proteger la información a través de la ciberseguridad.

¿Por qué es importante la seguridad de la información?

A veces no dimensionamos las situaciones a las que nos podemos enfrentar hasta que precisamente nos enfrentamos a ellas.

Es precisamente la situación de los ataques cibernéticos, como no estamos acostumbrados a ellos, conocer su impacto es difícil; sin embargo, puede tener impactos significativos para el futuro de las empresas.

A continuación te presentamos algunas implicaciones de estos ataques:

Seguridad personal

Vayamos de lo simple a lo complejo, y en este caso, una de las causas más importantes de la ciberseguridad es precisamente nuestra integridad personal.

Pensemos un poco: nuestro teléfono nos acompaña a todos lados, contiene información sensible e incluso fotos de nuestra familia, información personal, aplicaciones de nuestras cuentas bancarias, correos donde recibimos información particular de la empresa e incluso contactos de familia amigos.

Es decir, nuestros aparatos electrónicos contienen información sensible de nosotros, que si cayeran en las manos equivocadas, nos dejarían vulnerable ante todo tipo de amenazas, desde fraudes hasta amenazas físicas.

Para muestra podemos recordar la gran cantidad de escándalos que han salido a la luz en la web debido a filtraciones o robos de información a personajes públicos como servidores públicos, empresarios e incluso estrellas de la farándula.

Riesgos económicos

Hoy en día, el dinero se maneja más en línea que en físico: la practicidad de las tarjetas de crédito y debito, las transferencias bancarias, las aplicaciones bancarias, entre otros; han hecho muy simple mudar nuestros procesos financieros a la red.

Y, a pesar de la infinidad de beneficios, entre ellos la practicidad como ya mencionamos, también conlleva un mayor riesgo: ya no trae dinero en efectivo pero sí una tarjeta que se puede clonar, ya no necesitas entregar físicamente una amplia cantidad de dinero, pero también estas a unos cuantos clics de que accedan a tu cuenta bancaria.

La comodidad trae costos y ventajas, y debemos prepararnos para que los costos sean menores y los beneficios mayores; aquí, entra la ciberseguridad, como medidas para evitar que los nuevos procesos nos pongan en mayor riesgo.

Un ejemplo es el robo de datos bancarios, algo de lo que cada vez más hemos escuchado, así como los fraudes cibernéticos. Por tanto, ahora no debes proteger tu cartera, debes proteger tu teléfono de algún robo en línea.

Pérdida de información de la empresa

Suena obvio, pero cuando nos metemos a las entrañas de lo que se puede perder, podemos dimensionar mejor que es lo que está en riesgo.

Las empresas regularmente desarrollan conocimiento propio, lo que en inglés se denomina el know how. Este conocimiento del negocio lleva años desarrollar y perfeccionar, lo que permite a las empresas con mayor experiencia, tener una ventaja sobre otras e incluso tener un activo que ofrecer o vender a otros.

Ese es un ejemplo de un bien o activo intangible pero vital para la empresa, que incluso puede tener mayor valor que lo tangible, y que si se deja a la deriva y no se protege, pone en una situación de vulnerabilidad a la empresa misma.

Vulnerabilidad ante la competencia

El mundo de los negocios es una jungla donde el más fuerte prevalece y el más débil debe adaptarse o morir, y en esta gran competencia, cualquier detalle puede marcar la diferencia.

Muchos ciberataques en el mundo de los negocios se realizan con el objetivo de sabotear el trabajo de la competencia, ya sea para minar una posible ventaja comparativa de la otra empresa, o por el contrario, obtenerla.

Incluso no es necesario un ataque para poner en riesgo la información de la empresa, cualquier desatención o descuido, puede causar una filtración de datos sensibles de la compañía que pueden ser aprovechados por otros.

Finalmente, es importante darle la relevancia debida a la información, un bien que sirve a los intereses de la empresa y que es de los capitales más valiosos. Sin embargo, también es un activo que puede causar graves daños si es utilizada por las personas indebidas.

Ventaja competitiva

Ya vimos las desventajas de no proteger la información con la que cuenta la empresa, pero por otro lado, puede ser una virtud también.

La ciberseguridad sigue siendo un tema nuevo en el mundo, algo que cada vez tiene mayor relevancia y conocimiento por el resto, sin embargo, los primeros que apuesten por ella serán los que mayor experiencia y conocimiento tendrán a futuro y por tanto tendrán ventaja sobre el resto.

La gente exige cada vez más que su seguridad sea también una prioridad para las empresas que contratan. El cuidado de la información y datos personales se ha convertido en una agenda cada vez más relevante, tanto política como empresarialmente.

Contar con medidas que protejan la información que posee la empresa dará seguridad al interior y al exterior y, además, dará certeza de que los procesos están protegidos.

Toma de decisiones adecuada

Tan importante es mantener nuestra información de ojos ajenos, como de que la información que tengamos sea verdadera y fidedigna y, la razón es simple: la información que tenemos es la base de las decisiones que tomamos.

Todos conocemos la importancia de una toma de decisiones correcta, puede catapultar o sepultar las aspiraciones de la empresa en su ramo. Puede abrir nuevos mercados o dinamitar los que se tiene, puede aumentar los ingresos o disminuir el capital, entre otros.

De ese tamaño es la importancia de una decisión, y de ese tamaño es la importancia de una información veraz y confiable, que no se vea alterada manipulada por otros cuyos intereses sean ajenos a la empresa.

Responsabilidad con los clientes

Lo más importante para la compañía son los clientes: son los que hacen el mundo girar, otorgan su confianza y dinero para que les resolvamos u ofrezcamos soluciones, son los responsables de que la empresa tenga una misión y visión; y finalmente son el activo más valioso de la compañía.

¿Qué pensarías de alguien que deja desprotegida la posesión más valiosa que tiene? irresponsabilidad seguramente sería una de las palabras.

Eso puede estarnos pasando con nuestros clientes y no darnos cuenta, ya que contamos con información muy sensible y valiosa debido a la relación comercial que tenemos. Si descuidamos esta información y cae en las manos equivocadas, no solo perderemos su confianza, podríamos ponerlos en riesgo.

Estas son algunas de las razones por las que es importante invertir en ciberseguridad. Si te das cuenta, es como una póliza de seguro: algo que responde a amenazas fantasma, que no son visibles y que puede que no suframos nunca, pero que no queremos sufrir por ningún motivo y en caso de que suceda, debemos estar resguardados.

Sin embargo, tampoco se trata de cuidar todo, se trata de tener protegido lo que debe estar protegido. Por ello, la seguridad de la información tiene ciertos criterios para catalogar de información valiosa a ciertos datos con los que contamos.

¿Qué información debo proteger?

La información que debes proteger debe cumplir con uno o más de los siguientes criterios:

  1. Crítica: Este criterio se refiere a la información que es indispensable para que la empresa funcione.
  2. Valiosa: Este elemento se refiere a la información que debe resguardarse y protegerse para evitar poner en riesgo el futuro de la organización.
  3. Sensible: Se refiere a la información que solo debe ser conocida por las personas autorizadas por la organización.

Tomando como punto de partida estos elementos, existen tres conceptos o elementos indispensables que contempla la ciberseguridad para proteger la información:

Confidencialidad

Es el elemento que contempla que la información es un bien que debe ser restringido de la divulgación pública, por tanto se asegura que solo tengan acceso a la información las personas que deben tenerlo.

Dentro de este elemento se contemplan todas las acciones que la organización pueda implementar para evitar que se filtre la información que no es conveniente que sea conocida por personas no permitidas.

Disponibilidad

La información debe estar disponible para los que deben acceder a ella en el momento en el que deben acceder a ella; ni más, ni menos. Estos puede contemplar una gran cantidad de usuarios u organismos y un tiempo límite determinado.

La disponibilidad debe contemplar siempre la operación de las empresas, ya que al limitar el acceso, se puede estar dejando fuera a alguien imprescindible para el funcionamiento de la empresa y que necesita tener disponible la información.

Integridad

Este elemento se refiere a garantizar que los datos a los que se tiene acceso son veraces y no han sido manipulados o modificados. Es decir, que la información es confiable.

Como se mencionó, es importante contar con información exacta, veraz y confiable para evitar malas decisiones, por tanto, se encarga de garantizar que no tuvo alteraciones no autorizadas.

¿Qué tipos de riesgos en ciberseguridad existen?

Para poder defendernos adecuadamente, necesitamos conocer los tipos de amenazas a las que nos podemos enfrentar. En la ciberseguridad se catalogan en tres:

  • Ciberdelito: Se refiere a ataques que involucran a individuos o grupos que atacan los sistemas para obtener beneficios económicos y beneficiar intereses personales.
  • Ciberterrorismo: Involucra cualquier tipo de ataque que busque debilitar o vulnerar sistemas con el objetivo de causar terror en los ciudadanos.
  • Ciberataques: Cuya particularidad es que tiene fines políticos y busca comprometer a un partido, actor político o gobierno.

¿Cómo se dan los ataques?

Existen diversas técnicas y herramientas que son utilizadas para vulnerar la seguridad de la información electrónica, unas más complejas que otras. A continuación, te presentaremos los más relevantes:

  • Malware: El más común y simple de todos, se trata de un software malicioso, regularmente oculto en un archivo enviado por correo o descargado en la web.
  • Phishing: Es un tipo de ataque que se basa en el envío de correos electrónicos personalizados para suplantar la identidad y hacer fraude.
  • Botnets: Consiste en la infección de una serie de ordenadores y configurarlos para realizar acciones maliciosas.
  • Ataques DDoS: Estos ataques buscan inhabilitar un servidor ya sea saturándolo o consumiendo todos sus recursos.

Ciberseguridad-Las-amenazas-más-comunes

Y así como existe categorías para los tipos de riesgos en cuestión de ciberseguridad, también existen las diversas fases dentro de las que se desarrolla la ciberseguridad. A continuación te las presentamos.

Fases de la ciberseguridad

1. Prevención

Como en cualquier proceso de seguridad, antes de reaccionar, lo primero es intentar prevenir el siniestro.

Esta fase consiste en reducir los riesgos de un ataque, por tanto es necesario conocer de las posibles amenazas que puede sufrir el sistema o aparatos electrónicos con los que contamos, definir algunas medidas para contrarrestarlas y medidas de reacción en caso de sufrir por alguna de ellas.

Para la prevención la cooperación es primordial, por eso si lo que se quiere es prevenir un posible siniestro al interior de la empresa, es necesario convencer y hacer partícipes a los empleados de conocimientos básicos y herramientas de ciberseguridad.

2. Localización

Aún con la prevención hay riesgo de sufrir algún tipo de problema, y en esos casos la primera acción será localizar el problema.

Existen distintas formas, la más común y efectiva es la de un antivirus que detecte el problema en tiempo real y atienda el tema de inmediato; sin embargo, los hackers conocen estas herramientas y realizan modificaciones para pasar inadvertidos por mucho tiempo.

En estos casos el tiempo es oro, y mientras más rápido se detecte la amenaza, menos vulnerable se estará ante el ataque; por ello es necesario enfocar los esfuerzos en dos aspectos: atender las posibles vulnerabilidades y monitorear de forma continua el sistema.

3. Reacción

Ya que se localizó la amenaza, necesitamos tener un plan de reacción ante ella. Es importante considerar desde el reinicio y desconexión total de los equipos, hasta la comunicación a la organización del impacto del ataque.

Es importante medir el posible alcance del ataque, ya que eso permitirá medir el impacto que tendrá para la empresa. Además, es necesario aprender del ataque e intentar mermar la posibilidad de uno próximo.

¿Qué retos tiene enfrente la ciberseguridad?

La ciberseguridad sigue siendo un área a explorar, que tiene limitantes y áreas que todavía debe enfrentar constantemente para mejorar su efectividad. Algunos son los siguientes:

Constante actualización

Los cambios que hemos vivido durante los últimos 30 años se han dado tan rápido que no hemos alcanzado a dimensionar el impacto que tienen en nuestras vidas y el esfuerzo y tiempo que necesitan para hacerse realidad.

La ciberseguridad no es la excepción, las amenazas cibernéticas se actualizan día a día, haciendo que las herramientas que se usaban ayer sean obsoletas hoy. Eso exige un compromiso importante de actualización para los responsables de la ciberseguridad de las empresas.

Corresponsabilidad en la empresa

Como mencionamos, cualquier mínima desatención al interior de las empresas puede generar una filtración o éxito de algún ataque. Si lo pensamos de esa manera, esto quiere decir que entre más grande sea la empresa, mayores riesgos se corre si no se toman medidas.

Existen métodos para combatir el riesgo, como la autenticación o la restricción de acceso a ciertos datos a una corta cantidad de personas, sin embargo, nada será más efectivo que hacer corresponsables a todos los que integran la empresa.

Hacer entender que las medidas de ciberseguridad tienen una razón de ser, que son necesario para mantener andando la empresa e incluso que nos permiten cuidar nuestra integridad personal, es un reto mayúsculo pero necesario.

Diversidad de amenazas

El problema de la inseguridad en línea es la infinidad de espacios por las que se puede atacar. Ya lo vimos con las diversas categorías dentro de la ciberseguridad, pero para hacer un recuento rápido, podemos ser vulnerables a través del correo electrónico, mensajería, descarga de documento, etc.

La ciberseguridad tiene el reto de pensar en todas estos canales que pueden hacer vulnerable al sistema, identificarlos e implementar protocolos que prevengan posibles ataques.

No levantar las alarmas

A pesar del riesgo, es necesario mantener la calma y evitar elevar la paranoia alrededor del tema. Así como es importante que sepan por qué deben tomar medidas, es importante no ser esclavos del miedo a un ataque, ya que eso puede provocar que tanto empleados como clientes desconfíen de la capacidad de la empresa para proteger su información.

Poco estudio sobre el tema

No podemos olvidar que la ciberseguridad es un asunto nuevo, y como tal, sigue siendo un tema que le falta mucho kilometraje por recorrer, a pesar de que cada vez es más exigido y más demandado.

Los especialistas en el tema todavía son limitados, los conocimientos aunque comienzan a crecer, todavía no son lo suficientemente vastos y a día de hoy, es poco el tiempo que se lleva trabajando en el tema.

Es probable que pronto esto cambie, y que las carreras profesionales en el tema cada vez crezcan más ante la demanda; no obstante, hoy es un reto al que se debe enfrentar la ciberseguridad.

Esperemos que te haya gustado el artículo y te haya ayudado a comprender la importancia de la ciberseguridad para el bienestar de las empresas.

¡Te invitamos a conocer el que ofrece Ikusi para proteger tu empresa en cuestión de ciberseguridad!

Suscríbete a nuestro boletín

Mantente al día de nuestras últimas noticias y productos