Del dato a la inteligencia: gestión remota de activos y analítica predictiva

  • 14 May 2021
  • Compártelo en

Escrito por:

La pandemia ha traído muchos cambios a nuestras vidas y también ha puesto en valor la importancia de ciertas actividades, que ya se estaban llevando a cabo, pero que ahora han adquirido un mayor valor añadido.

Para cualquier empresa es de vital importancia conocer el rendimiento, la fiabilidad y disponibilidad de sus infraestructuras y procesos. Pero hay ocasiones en las que, por difícil accesibilidad, lejanía o situaciones como la que estamos viviendo en la actualidad, con medidas de distanciamiento social y restricciones de movilidad, hacen más difícil el desplazamiento de los técnicos para realizar la monitorización de los activos en las propias instalaciones.

Ahí es donde entran en juego las plataformas de monitorización remota de activos. Sin necesidad de desplazamientos, es posible saber cómo se está comportando una infraestructura, sus procesos, una línea o líneas de producción, etc. y actuar en consecuencia.

Estas plataformas proporcionan indicadores y alertas que se monitorizan en remoto y tiempo real, optimizando el mantenimiento, mejorando el tiempo de respuesta frente a incidencias y reduciendo, por tanto, el tiempo de inactividad, es decir, evitando la interrupción de los procesos de fabricación. Todos ellos conceptos que impactan de manera muy importante en la rentabilidad del negocio.

Pero, ¿y si fuéramos capaces de prever los problemas, de dar un salto del mantenimiento reactivo al proactivo?

Los activos proporcionan miles de datos que se recogen en la plataforma IoT. Es el primer paso para evolucionar del simple dato a la inteligencia de negocio y pasar del mantenimiento correctivo (se realiza después de que se produzca un problema o un error) o preventivo (se realiza de forma programada en base a la experiencia) al mantenimiento predictivo, es decir, aquel que se realiza porque los datos de un activo indican que se va a producir un error inminente o que el rendimiento está siendo el adecuado y que es posible retrasar las tareas de mantenimiento.

Es esa capacidad de recopilar datos la que permite pasar de un mantenimiento correctivo a otro predictivo. El reto para hacerlo realidad de forma fiable es contar con ingentes cantidades de datos históricos y de calidad que permitan diseñar modelos y entrenarlos con tecnologías de analítica avanzada e inteligencia artificial para obtener información de alta fiabilidad que permita tomar las decisiones adecuadas en torno a los activos.

De esta forma, la suma del dato + la tecnología analítica permite maximizar el valor de los activos en todo su ciclo de vida y mejorar los procesos de las empresas.