Diego González de Viñaspre. Técnico de Mantenimiento del Tranvía de Vitoria

  • 14 May 2020
  • Compártelo en

Escrito por:

El Tranvía de Vitoria entró en servicio el 23 de diciembre de 2008 apoyado por varias soluciones de Ikusi como el sistema de comunicaciones, de billetaje y el equipamiento embarcado para la ayuda a la explotación. Diego González de Viñaspre se incorporó a las tareas de mantenimiento del tranvía en 2015. Labor que continúa desarrollando junto a su compañero David Romero. 

La relación de Ikusi con el Tranvía de Vitoria se remonta a hace 12 años. ¿Cómo se gana la confianza del cliente?

En este proyecto de mantenimiento trabajamos muy cerca del cliente. Tenemos una oficina y un almacén en las propias instalaciones del tranvía. Y siempre trabajamos desde allí tanto con nuestro equipamiento informático como con equipamiento del propio cliente. Tenemos un trato muy cercano y sobre todo muy fluido.

¿Qué tipo de labores de mantenimiento lleváis a cabo?

Nos encargamos del mantenimiento del sistema de ticketing y de Comunicaciones. Comunicaciones abarca Red de Comunicaciones, Interfonía, Supervisión de Fibra Óptica, Telefonía, Radiocomunicaciones, Sistema Información Viajero con la solución Dolphin CIS, Red PDH,  equipos del puesto de mando. Gestionamos las incidencias, si es necesario desplazándonos físicamente, realizando mantenimiento correctivo, preventivo y remoto tanto hardware como software. Como tenemos distintos sistemas a mantener las incidencias hace que cada día sea diferente.

¿Cómo os habéis organizado para continuar dando el servicio de mantenimiento en este momento de crisis sanitaria?

Si, como te comentaba, el día a día es cambiante, también lo han sido los últimos meses. El 15 de febrero se inauguraba la ampliación del Tranvía de Vitoria y solo un mes después se declaraba la pandemia. La frecuencia del tranvía y los usuarios se han reducido notablemente, pero el servicio de mantenimiento tiene que seguir en marcha. El transporte es esencial.

Ahora por cuestiones de salud y seguridad estamos teletrabajando. Realizamos en remoto todo el trabajo que nos es posible. Pero, si surge una incidencia que hay que arreglar in situ, nos desplazamos. Se trata de estar lo menos expuestos posible.

¿Cómo estáis manteniendo esa cercanía al cliente que comentabas en esta nueva situación?

Nuestro principal objetivo es dar un servicio rápido y de calidad a las incidencias que se producen en el día a día. El tranvía tiene que estar operativo. Y en este momento todavía más, tenemos que ser capaces de adelantarnos a los posibles problemas que puedan surgir. Desde nuestros equipos podemos monitorizar todos los sistemas. Y, además, estamos respaldados por los equipos del TOC, de ingeniería, de administración y, por supuesto, del gestor del proyecto. Con ello podemos garantizar que damos un buen servicio al tranvía y a nuestros clientes finales que son Euskotren y Eusko Trenbide Sarea.