Entrevista a José Julian Guerra y Fernando Velayos

  • 21 May 2020
  • Compártelo en

José Julián Guerra y Fernando Velayos son técnicos de campo. Ambos cuentan con una amplia experiencia, de más de 10 años, y ambos trabajan en un mismo proyecto, aunque desde ubicaciones geográficas diferentes, para dar servicio al Gobierno vasco en un proyecto de seguridad. Ellos están en el día a día, atendiendo las necesidades del cliente 24 horas al día y 7 días a la semana.

¿Cómo describiríais vuestro cometido?
Como técnicos de campo nuestras tareas principales son la resolución de incidencias, ampliaciones y mantenimiento preventivos de varios sistemas.
Por un lado, realizamos el mantenimiento preventivo y correctivo de los sistemas de seguridad como control de accesos, CCTV, sistemas de intrusión, detección y extinción de incendios, sistema de interfonía…
Todos estos sistemas se integran en el software de gestión de Ikusi Armadillo. Por otro lado, realizamos la renovación tecnológica sustituyendo sistemas de seguridad más antiguos por el software de Ikusi y sistemas de seguridad actualizados.

Ambos trabajáis de forma coordinada, pero desde distintos centros de trabajo…
Este proyecto abarca a toda la Comunidad Autónoma Vasca. Para dar servicio a todo el territorio contamos con un equipo técnico integrado por 6 personas en Bizkaia y 3 en Gipuzkoa entre técnicos de hardware (nosotros), técnicos de software, ingeniería, logística, gestor del proyecto y comercial.
Todas las personas que trabajamos en este proyecto sabemos a la perfección nuestro cometido y el trabajo que tenemos que realizar. En este sentido somos muy autónomos, llevamos muchos años trabajando juntos para este cliente.
Estamos de guardia 24 horas 7 días a la semana y nos vamos alternando semanalmente para atender a todo el territorio.

El trabajo de técnico de campo es presencial
Así es. Salvo excepciones, nuestro trabajo es presencial. Nos desplazamos al lugar de la avería y la resolvemos en el menor tiempo posible. Hay que destacar que los tiempos de actuación son muy rápidos. Llegamos al lugar de la incidencia en un tiempo máximo de dos o tres horas.

¿Qué es lo más importante de vuestro trabajo a la hora de satisfacer las necesidades del cliente?
Sin lugar a duda, la comunicación. Desde el instante en que se nos informa de una acción normalmente correctiva, y con independencia del estado en que quede, el cliente debe de estar informado en todo momento.
Es muy importante que el cliente siga manteniendo la confianza plena en nuestra empresa y en los trabajadores que nos dedicamos directamente a este proyecto dando un servicio de calidad y rapidez que es muy crítico en este tipo de instalaciones.

¿Cómo ha cambiado vuestro trabajo con el Covid-19?
Las incidencias no entienden de situaciones excepcionales, hay que atenderlas y darles solución de manera eficaz.
Lo que sí han cambiado son las medidas de seguridad, intentamos mantener las distancias de seguridad en la oficina y en los centros, nos desplazamos individualmente a las instalaciones del cliente, utilizamos siempre EPIS (mascarillas, guantes y geles) e intentamos extremar las medidas de higiene tanto personal como de nuestros puestos de trabajo.

Alguna singularidad de vuestro trabajo que queráis comentar
Como respuesta a esta pregunta, te podemos decir que no hay una rutina de trabajo idéntica. Todos los días son diferentes y la situación puede cambiar de manera imprevista en cualquier momento.