Gestión por Procesos o Tecnología, ¿qué es más importante para mejorar la gestión del bloque quirúrgico?

  • 21 Jun 2018
  • Compártelo en

Escrito por:

Manuel Melara es responsable de desarrollo de negocio del Área de Salud de Ikusi, y ofrece su punto de vista sobre la importancia de la tecnología y la gestión por procesos para la mejora de la gestión del bloque quirúrgico.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La actividad quirúrgica es un servicio asistencial clave para un hospital. Por ello, las propuestas que pueden aportar las empresas dedicadas a Innovación tecnológica para la mejora de la gestión del área quirúrgica, tiene un especial interés para los máximos responsables de un hospital. 
 
Hoy en día es posible acceder a una gran cantidad de información especializada, tanto en el ámbito de tecnología como el de la gestión por procesos. Las tendencias en tecnología de gestión proponen la explotación de datos, los sistemas interconectados en alta disponibilidad y las propuestas automatizadas derivadas de sistemas de autoaprendizaje. 

Si hablamos de la gestión por procesos, la tendencia es situar al paciente en el centro de la actividad, de manera que todas las unidades se coordinen permitiendo así un trabajo continuo.
 
Ambos ámbitos de actuación son proporcionados por empresas que ofrecen servicios de tecnología y de consultoría de procesos, y existe una coincidencia en cuál debe de ser el objetivo final: la aportación de valor al paciente.
 
Teniendo como único objetivo aportar valor al paciente, surgen algunas interrogantes importantes para un hospital a la hora de afrontar proyectos de optimización del bloque quirúrgico.
 
-    ¿De qué manera se debe afrontar el proyecto, desde la tecnología o desde los procesos?
-    ¿Qué es más importante, la tecnología o los procesos?
-    ¿Por dónde es mejor empezar, por la implantación de la tecnología o de la gestión por procesos?
 
Manuel Melara tiene una visión clara respecto a este tema. “La experiencia que tenemos al acometer proyectos de este tipo en diferentes hospitales, señala, nos ha permitido comprobar que lo más importante, o lo primero que hay que trabajar, es la gestión por procesos. Después la tecnología permite fijar dichos procesos en la organización, ayudando y facilitando su implantación.

Ambos espacios deben ser tratados de forma conjunta, y sólo así podremos garantizar el éxito. La tecnología sirve a los procesos, y no al revés, como he tenido la oportunidad de ver en estos años de trabajo con hospitales. Solo bajo un proyecto conjunto que aborde ambos espacios, se puede asegurar que la tecnología se adapta -como un guante-, que implementa los procesos y los circuitos definidos en conjunción con el hospital.
 
Una vez implantado un nuevo proceso en el área quirúrgica, la tecnología ayuda a medir los puntos de mejora, permitiendo llevar a cabo los ajustes necesarios. De nuevo procesos y tecnología van de la mano.
 
Otro aspecto no menos importante es lo que hoy en día se identifica en el sector como “transformación digital” o “gestión del cambio”. Un proyecto que pretenda la mejora de la gestión del área quirúrgica es un proyecto de transformación, esponsorizado desde la gerencia del hospital, y con la participación de todas las partes implicadas. Pero este es un tema para tratar en otro artículo”.