Consejos para fomentar la eficiencia energética desde la tecnología

Alejandro Cordero, líder Preventa y Desarrollo de Negocio de Ikusi

Toda actividad humana, también la tecnológica, deja su huella y genera un impacto en el medio ambiente. Cómo rebajar ese impacto constituye hoy un desafío para todas las industrias y personas comprometidas en la lucha contra el cambio climático.

En este ámbito, pequeños gestos que ayuden a los clientes a ahorrar en costos de energía, reducir las emisiones y la demanda mundial de energía pueden contribuir al gran cambio en los estándares de consumo necesarios para revertir la actual degeneración del medio ambiente.

Recientemente, Ikusi organizó un evento sobre espacios inteligentes para presentar los beneficios que aporta la incorporación de inteligencia a múltiples espacios, ya sean privados, públicos o comerciales integrando redes, sensores y análisis.

Uno de ellos es, sin duda, reducir el impacto medioambiental, por ejemplo, a través de sensores Cisco Meraki para gestionar temperatura, humedad, cerrado y apertura de puertas, supervisión del entorno de oficinas, datacenter para con esta información establecer automatizaciones de comportamientos que ahorren energía. Un dato, las organizaciones que usan dispositivos inteligentes y sensores compatibles con el internet de las cosas presentan unos ahorros energéticos del 70 % en un plazo de tres años.

La nueva generación de sensores Wi-Fi 6 va a permitir dar un paso más en ese ahorro de energía. Gracias a la tecnología TWT (Target Wake Time), que permite que el tiempo entre conexiones se ajuste de antemano, los dispositivos Wi-Fi 6 pueden reducir el consumo de energía, entrando en modo de ahorro energético hasta que llega el momento especificado en su TWT. Es posible alcanzar ahorros de hasta un 60% en la batería del dispositivo.

Por otra parte, los propios productos que proponen los fabricantes han incorporado la perspectiva de eficiencia energética y otras mejoras que se están realizando para optimizar el consumo de sus sistemas de enfriamiento, de tal forma que sea posible rebajar la cantidad de energía requerida para operar las instalaciones de TI.

Las fuentes de alimentación también desempeñan un papel fundamental en la gestión de la eficiencia energética de los productos. Hoy ya es posible conectar los dispositivos a la red de cable en lugar de hacerlo a la red eléctrica. Una red de cable dotada de inteligencia para encender y apagar los dispositivos cuando sea necesario, evitando periodos de gasto de energía inútiles, gestionando el consumo de energía desde la infraestructura de switching.

Como decía son pequeños gestos pero que, multiplicados por los millones de infraestructuras tecnológicas necesarias para que nuestro mundo digitalizado siga en marcha, contribuyen a un uso más racional de los recursos.

Solicita información
×
Consentimiento
Consentimiento(Obligatorio)