La tendencia en Cloud Computing hace más rápidas y confiables las actividades corporativas

El uso de la nube se ha convertido en una necesidad, de esta adaptación tecnológica, pudiera depender la sobrevivencia de muchas empresas en el país.

Cada vez más organizaciones y empresas en México están optando por migrar sus aplicaciones, datos e infraestructura a la nube. Se trata de una decisión estratégica producto de los importantes beneficios que brinda una estrategia Cloud. Actualmente, de acuerdo al Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), los ahorros en México por la adopción de la nube equivalen ya a 0.31% del PIB nacional. De estos, 0.23% corresponden al sector privado.

Gustavo Valdez, Director General de Ikusi México, empresa especializada en transformación digital y en soluciones de servicios de ciberseguridad, señaló que las ventajas de migrar la información hacia la nube, no es exclusiva del área IT, sino que también tienen consecuencias positivas directas sobre aspectos como la rentabilidad y la productividad. Pero para ello, no se trata solamente de “migrar información”, se requiere la aplicación de una estrategia bien definida que se adapte a las necesidades específicas de cada empresa. Como sucede con cualquier tecnología, adoptar la nube porque sí no es suficiente. Es necesario analizar por qué se desea implementarla, cómo la usarás y cuál es el plan para trasladar los flujos de trabajo allí.

Una estrategia Cloud no es solo llevar adelante un plan de migración a la nube. Implica, en cambio, determinar el rol que esta ocupa dentro de la empresa. Se trata de un puente que une los servicios en la nube con los objetivos empresariales, la logística y el plan de implementación de la tecnología. Por eso, la estrategia Cloud debe tener un enfoque integral e involucrar a varios departamentos de la empresa, más allá del área de IT”, señaló el directivo de Ikusi.

Pero ¿cuáles son las ventajas de implementar una estrategia Cloud? Gustavo Valdez resaltó que, con esta estrategia, la empresa puede reducir costos, gastos operativos y mantenimientos eliminando el costo de invertir en infraestructura propia, es decir, el gasto en energía, la adquisición de hardware y software, la operación, el espacio físico, evitar la obsolescencia. De esta forma, es posible optimizar tanto las inversiones de capital—CAPEX— como los gastos operativos —OPEX. A su vez, se incrementa el Retorno de Inversión o ROI.

Según un estudio realizado por Deloitte, entre 2010 y 2015 los ahorros OPEX superaron los 130 millones de euros en todo el Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y España. Por su parte, gracias al Cloud Computing los ahorros CAPEX alcanzaron los 155 millones. Además, una estrategia cloud genera un aumento en la productividad, ya que la adopción de la nube simplifica los procesos vinculados a la informática y la ciberseguridad al consolidarlos. Por eso, permite reorientar los objetivos del departamento de IT. Al eliminar algunas de sus tareas, posibilita que el personal IT se dedique a aportar valor para el negocio.

Además, la estrategia cloud se adapta a cualquier empresa y proporciona mecanismos para la continuidad del negocio que se traducen en una eliminación del tiempo de inactividad de los sistemas informáticos, ya sea por mantenimiento, fallas de la infraestructura y protección de la información crítica. Gustavo Valdez indicó que no todos los servicios basados en la nube son iguales, por lo que es fundamental considerar dos factores: el tamaño y giro de la empresa, sus objetivos corporativos de digitalización a corto, mediano y largo plazo.

Destacan tres modelos principales de cloud computing: Software como Servicio o Software as a Service (SaaS), un software alojado en los servidores del proveedor al que se accede a través de Internet, El segundo modelo es Plataforma como Servicio o Platform as a Service (PaaS), un modelo en el que el cliente recibe un entorno dedicado para el desarrollo de aplicaciones desde Internet, y finalmente, Infraestructura como Servicio o Infrastructure as a Service (Iaas), un modelo mediante el cual es posible acceder a una infraestructura que contiene los mismos recursos que estarían en un centro de datos propio.

Finalmente, Gustavo Valdez aseveró que nunca en la historia habían existido tantas, opciones, desarrollo y experiencia para la protección de datos de una empresa a través de cloud. Además, más allá de la integración de cloud como una alternativa de optimización de sistemas, que es como normalmente se concibe, Gustavo Valdez enfatizó que tener información en la nube, contribuye a la economía digital de las empresas, “ya que les permite explorar nuevos modelos de negocios y otras formas de llegar al cliente. Es decir, perfecciona sus procesos esto además, genera beneficios económicos además de aprendizaje”, enfatizó.

4 motivos para confiar en los recursos de cloud computing

  1. Datos cifrados: La información almacenada en la nube estarán protegidos en base a cumplimiento de requisitos de confidencialidad estrictos basados en mejores prácticas, estándares y certificaciones de seguridad.
  2. Acceso controlado: En la nube se puede controlar el acceso de los usuarios y establecer privilegios específicos.
  3. Rápida localización de los datos: La nube posibilita que los colaboradores puedan acceder al contenido desde cualquier lugar e independientemente del horario.
  4. Ubicuidad: Escalabilidad y disponibilidad: el almacenamiento, el procesamiento y la operación en la nube es rápidamente escalable comparado con hacerlo de manera local. Estará disponible 24 horas al día durante todo el año.

Finalmente, la conectividad juega un papel relevante para aprovechar al máximo los beneficios de la nube, sin olvidar que la nube es solo un instrumento por lo que se recomienda una asesoría que brinde las opciones que se acoplan mejor para cada cliente y su necesidad.