Seguridad en la nube: ¿puedes confiar en ella?

Todos nos hemos preguntado más de una vez si la seguridad en la nube está garantizada. Desde usuarios comunes hasta empresas almacenan información valiosa en servidores remotos, como documentos, fotos y videos, y la privacidad de estos archivos en un tema de interés.

Es muy lógico preguntárselo: nuestra información está en un servidor en la web y a la web tiene acceso cualquier persona con un dispositivo con conexión a Internet; entonces, ¿cómo nos aseguran que nuestros archivos están seguros?

La realidad es que la seguridad es una garantía, siempre y cuando el usuario o empresa que utiliza dichos sistemas complemente y establezca sus controles de ciberseguridad en la infraestructura, información y datos, con los mecanismos existentes de los proveedores de nube. Esto reduce de manera significativa la vulnerabilidad y el nivel de exposición al riesgo.

Para que lo entiendas mejor, a continuación te explicaremos qué es la seguridad en el entorno de cloud computing y, a ciencia cierta, cómo está garantizada.

¿Qué es la seguridad en la nube?

La seguridad en la nube es un servicio que ha vivido un gran crecimiento en los últimos años a través de las diferentes funciones que tiene las tecnologías de la información tradicional, como la protección de datos ante amenazas de robo, filtraciones o la manipulación no permitida de los mismos.

Puede definirse como un conjunto de prácticas, mecanismos y parámetros que aseguran la confidencialidad, integridad y disponibilidad de los datos, que permiten que estos sean visualizados y manejados únicamente por usuarios autorizados.

Si bien es un elemento moderno e innovador, la seguridad en la nube es muy parecida a cualquier método de seguridad tradicional, la cual considera cuatro elementos indispensables para su correcta operación:

Disuasión

Busca inhibir los ataques, accionando actividades de manera anticipada cuando existe un mal uso de la información por parte de usuarios no permitidos.

Prevención

Maneja de manera adecuada posibles vulnerabilidades, para minimizar algún riesgo o amenazas a la cual pudiera estar expuesta la información y evitar un impacto.

Detección

En el caso en que suceda algún tipo de ataque, detectarlo de manera inmediata y oportuna, así como reaccionar de manera correcta, nos permitirá evitar mayores daños a la integridad de la información.

Resolución

Si sucede algún tipo de ataque, hay que minimizar el daño y aprender del evento. Finalmente, busca resolver el daño, limitar las consecuencias, reconstruir y garantizar que no vuelva a pasar para mejorar nuestra ciber-resiliencia.

Elementos de seguridad clave en un servicio de la nube

Más allá de los aspectos de seguridad básicos ya mencionados, existen controles y elementos más rigurosos y específicos que deben formar parte de una solución de Cloud para reforzar la ciberseguridad para la disminución del riesgo, como:

Herramientas de seguridad

Mientras más capas de prevención y protección existan, mejor. Muchos de los servicios de ciberseguridad en la nube ofrecen acceso a funcionalidades de seguridad complementarias que ayuden a cuidar de manera más integral la información.

Dichas herramientas nos permiten mantener niveles de seguridad adecuada dentro del entorno de nube, brindando en todo momento la visibilidad del nivel de riesgo en el cual se pueden encontrar nuestros datos.

Debemos de considerar 4 aspectos fundamentales de ciberseguridad cuando nuestra información se encuentra en la nube:

  • Protección de nuestro entorno de nube con infraestructura de seguridad como servicio.
  • Visibilidad del nivel de riesgo de nuestro entorno de nube para ajustar nuestra postura de seguridad de manera adecuada.
  • Gestión adecuada de los accesos para identificar en todo momento quien manipula la información
  • Validación de la seguridad en programación de las aplicaciones que se generan en el ambiente de nube.

Responsabilidad compartida

A pesar de la seguridad en la nube puede estar prácticamente garantizada, es importante recordar que en estos sistemas existe una responsabilidad compartida entre el proveedor de servicios y el usuario.

Por un lado, el proveedor de servicios se encarga de gestionar la infraestructura digital como los servicios de almacenamiento, informática y de redes, y por otro el cliente debe hacer su parte, como resguardar los datos de autenticación y cuidar el tipo de conexión utilizada, entre otras cosas.

Por eso es fundamental que los usuarios tomen medidas complementarias que ayuden a reforzar los sistemas de seguridad en la nube. A continuación te presentamos algunas:

Ciberseguridad del ambiente de la nube

Aquí encontramos los elementos de seguridad de este entorno en general, basados en la ciencia de datos y la analítica, entre otras prácticas.

Seguridad en la infraestructura de la nube

La infraestructura virtual se compone principalmente de los servidores, los almacenes de datos y algunos otros recursos para el funcionamiento de la nube. Estos son también un objetivo común de los ciberataques.

El proveedor de la solución en Cloud debe garantizar al usuario final la seguridad en estos elementos, así como soporte y seguimiento continuo para apoyar en caso de que se detecte una vulnerabilidad.

Accesos seguros al ambiente de la nube

Los usuarios deben establecer prácticas de seguridad complementarias, para evitar que algún elemento inapropiado tenga acceso no autorizado a esta infraestructura, lo cual podría derivar en una interrupción del servicio.

Resguardar las claves, cifrar conexiones y otros principios de ciberseguridad fundamentales quedan en manos del usuario final.

También es importante tomar en cuenta la protección de la consola de gestión para poder administrar las cuentas adecuadamente, así como para configurar servicios, atender problemas y monitorear.

Seguridad en los desarrollos ágiles de la nube

Se trata de reforzar las medidas y acciones de seguridad durante el crecimiento y las diferentes dinámicas de uso de la solución en la nube.

Para que esto sea posible, las herramientas deben ser escalables, actualizarse de manera oportuna y adaptarse a los requerimientos concretos del usuario.

Lo que nos lleva a la pregunta: ¿cuál es el alcance real de esta herramienta? Pues, ¡descúbrelo!

Alcance total que tiene la seguridad en la nube

Orientándonos hacia los componentes y áreas claves en la organización donde la seguridad en la nube es un factor protagonista, y un elemento esencial en las operaciones, podemos definir su alcance de acuerdo al contexto o ecosistema digital en el que opera dicho ambiente, por ejemplo:

Infraestructura

Como

es evidente, la seguridad en la nube empieza por cubrir aquellos componentes tecnológicos de la organización, asegurando cada proceso que se ejecute a través de ellos.

En este ámbito nos referimos a enrutadores, switches, y cualquier otro elemento que forme parte de las bases de la arquitectura tecnológica y que mantenga y soporten todos los dispositivos y softwares en marcha.

Almacenamiento

Los repositorios de datos forman parte crucial de la seguridad en la nube, dado que son los dispositivos que permiten acceder a espacios virtuales de almacenamiento.

En esta área nos referimos a todo aquel dispositivo diseñado para guardar información, como discos duros, flash drives o cualquier elemento creado para el almacenamiento.

Servidores

En este renglón nos referimos a la protección orientada al hardware y software de redes centrales en donde se almacena y distribuye la información,

Los servidores de datos son un punto relevante en la seguridad en la nube dado que en estos centros de datos se gestionan los recursos virtuales esenciales para las operaciones empresariales.

Plataformas de virtualización

A través de la creación de servicios de TI, las empresas pueden acceder a recursos vinculados tradicionalmente al hardware desde cualquier parte a través de las plataformas de virtualización.

Por ello, mucho del alcance de la seguridad en la nube viene dado para proteger estas herramientas que facilitan la adopción de procesos innovadores a bajo costo para las compañías, sobre todo las PyMEs, desde un extremo a otro.

Sistemas operativos

Como es sabido, las empresas se apoyan en diversos sistemas operativos para realizar diversas acciones. Por ejemplo, mucho del trabajo administrativo en un negocio se ejecuta a través de Windows, propiedad de Microsoft. Sin embargo, en cuanto al área de programación e informática puede que usen Linux en sus diferentes versiones o inclusive macOS.

En algunas organizaciones es común ver el uso de dos, tres y hasta cuatro tipos de sistemas operativos diferentes, lo que requiere una protección amplia en cuanto a seguridad en la nube para gestionar la información que entra y sale de todos estos sistemas sin importar la interfaz de donde provengan.

Aplicaciones en ejecución

En este ámbito nos referimos a aquellas tareas o procesos virtuales que se ejecutan constantemente en los flujos de trabajo de las empresas, así como el mantenimiento de dichos ejecutables.

Middleware

El middleware como su nombre lo indica es el software encargado de la intermediación o aquel que proporciona servicios a los programas. Orientados a la gestión de la información, mensajería, autenticación e incluso a la administración de las APIs.

Como es evidente, estos recursos también deben estar protegidos por un ecosistema de seguridad en la nube que garantice el flujo constante de información y la confiabilidad del servicio, así como la confidencialidad en todo momento.

Datos

Quizá resulte obvio para muchos, pero es importante mencionar que el alcance de la seguridad en la nube está enfocado principalmente en proteger los datos generados a través de procesos, tareas, herramientas y colaboración dentro de una empresa.

Toda la información que se almacena, modifica o accede tiene entra dentro del umbral de seguridad que proporciona la nube.

Herramientas y aplicaciones

Aquí hablamos de los recursos tradicionales dentro de un ambiente digital como lo son el email, softwares de cada departamento, soluciones de productividad o incluso servicios de red.

Todas aquellas aplicaciones que estén conectadas al protocolo de productividad de la empresa y que formen parte del entorno digital son parte del alcance de la seguridad en la nube.

Perspectiva de aseguramiento de los componentes informáticos en la nube

Como es lógico, la garantía de seguridad viene dada por diversos factores que permiten aplicar los procesos y herramientas correspondientes para generar la protección. Esto se hace a través de dos perspectivas: tipos de servicios en la nube y los entornos de la nube.

¡Descúbrelos!

Tipos de servicios en la nube

Aquí nos referimos a todos aquellos servicios que son proporcionados a través de proveedores de nube en una especie de módulos para generar entornos basados en la nube.

En ese sentido, de acuerdo al tipo que se elija como servicio ideal existirá algunos componentes o no.

Los tipos son:

La nube SaaS (Software-as-a-Service)

En este caso los servicios en la nube se proporcionan a través de aplicaciones que se alojan directamente en la nube dentro de los servidores físicos de los proveedores.

De esta forma, las empresas que brindan el servicio gestionan las aplicaciones, la información, el tiempo de ejecución, middleware y los sistemas operativos involucrados. Dejándoles a los clientes usar los programas que necesitan para activar sus operaciones.

Es el caso de muchos SaaS como Google Drive, Slack, Evernote, herramientas de ofimática y mucho más.

La nube de plataforma como servicio

En los servicios en la nube de plataforma como servicio les permite a los usuarios utilizar un host o anfitrión para desarrollar sus propias aplicaciones que se ejecutan en un espacio reservado únicamente para ese cliente dentro de los servidores del proveedor.

El papel del proveedor de servicio es gestionar el tiempo de ejecución, el middleware y el sistema operativo, permitiendo que los usuarios gestionen sus programas y datos de manera independiente administrando el acceso, dispositivos, redes y usuarios por su cuenta.

La nube IaaS (Infraestructure-as-a-Service)

Los servicios en la nube de infraestructura como servicio les proporciona a los clientes el hardware y la conectividad remota necesaria para almacenar una gran parte —o todas— de sus actividades digitales.

Lo que deja a los proveedores como gestores de los servicios de cloud computing y permitiéndoles a los usuarios administrar la seguridad de su sistema, así como el acceso, los dispositivos y las redes.

Entornos de la nube

En esta perspectiva de seguridad se encuentran todos los modelos de implementación que usan los servicios en la nube para crear sistemas para los clientes. Aquí se establecen las responsabilidades de administración entre el usuario y el proveedor.

Los entornos existentes son:

Nubes públicas

Son aquellos servicios en donde diversos usuarios forman parte de un ecosistema donde se comparten las potencialidades y alcances de un mismo servidor.

En este caso el proveedor proporciona el acceso a varios usuarios en los que la gestión de la infraestructura es responsabilidad del propietario.

Nubes privadas

Las nubes privadas de terceros se fundamentan en el uso del servicio de cloud computing que permite que el cliente pueda tener control sobre su propia nube.

Es decir, estos entornos de un único usuario a pesar de ser propiedad de un tercero y ser gestionados externamente no son compartidos entre varios clientes.

Nubes privadas internas

Se forman a través de varias nubes de un solo usuario pero gestionadas a través de un centro de datos privado.

El entorno en este caso es administrado por cada cliente para configurar cada elemento por separado y facilitar la gestión.

Varias nubes

Permiten el empleo de dos o más servicios de cloud computing de diversos proveedores. Lo que facilita la combinación de servicios públicos o privados.

Nubes híbridas

Se trata del uso o combinación de nube privada y pública, ya sean de terceros o centros de datos.

Y descifrada la perspectiva de seguridad de los componentes informáticos, es pertinente abordar el funcionamiento de este servicio.

¿Cómo funciona la seguridad en la nube?

Muchos conocen los beneficios de la seguridad en la nube, pero pocos entienden los procesos involucrados para tal fin. Continúa leyendo y conócelos.

  • Seguridad de datos: implican todos los mecanismos de prevención de amenazas a través del empleo de herramientas, técnicas y tecnologías por parte de clientes y proveedores, como el cifrado de datos, redes privadas virtuales (VPN), zonas de seguridad, entre otras, para crear barreras entre los accesos y mantener la disponibilidad de datos sensibles.
  • Verificación de identidad: sirve para otorgar acceso a los usuarios a través de la autenticación y autorización de las cuentas a través de la gestión de contraseñas, autenticación de varios factores, entre otros.
  • Gobernanza de datos: originando políticas de prevención, identificación y mitigación de amenazas y ataques que ayudan a rastrear y prevenir intrusiones a los sistemas de las empresas.
  • DR y BC: la retención de datos y la continuidad de negocios se resumen en aquellas medidas técnicas de recuperación de datos en caso de desastres, como la redundancia de datos y copias de seguridad, que ayudan a las organizaciones a restablecer sus operaciones rápidamente luego de la contingencia.
  • Compliance: el cumplimiento que forma parte de las responsabilidades legales y regulatorias en el ámbito de la privacidad de los usuarios, que se regula a través de instituciones gubernamentales y que forma parte esencial de la seguridad en la nube actual.

Si has llegado hasta aquí entonces ya estás más cerca de ser un experto en seguridad en la nube, excepto por un concepto esencial: aprender por qué es tan importante para las empresas.

Factores diferenciales de la seguridad en la nube para empresas

La seguridad en los ambientes de nube ha experimentado un inmenso desarrollo, sobre todo gracias al surgimiento del cloud computing. Y es que, a pesar de que los modelos en la nube permiten una gran cantidad de diferenciales y soluciones atractivas para empresas, también proporcionan una serie de retos, entre los cuales destaca la seguridad.

Por ello, contar con una solución orientada a la ciberseguridad, en toda una empresa actúa con un activo de negocios y un diferencial en cuanto a la protección de datos, lo cual es una obligación más que un simple añadido.

A continuación, te explicaremos por qué afirmamos que es una necesidad para las empresas:

Almacenamiento

Gracias a la comodidad que proporcionan los servicios informáticos en las empresas, se han dado cuenta de que el diseño y gestión de seguridad es costoso. Las plataformas en la nube transfieren estos costos a los proveedores a cambio de una pequeña pérdida en el control del sistema.

Escalabilidad

Al tener infraestructuras y aplicaciones modulares, la seguridad en la nube permite ajustarse a los cambios y a las necesidades de las empresas, facilitando que las organizaciones puedan ajustarse a los requerimientos de su mercado en esta materia.

Interfaz final

Debido a la integración disponible de los servicios en la nube con otras funcionalidades y aplicaciones, los permisos de acceso en la nube deben proporcionar estabilidad en cada parte del proceso, desde la red hasta el usuario final.

Proximidad con datos y sistemas

Los servicios en la nube son constantes y persistentes lo que supone una conexión en todo momento entre los proveedores y los usuarios, lo que abre la posibilidad a posibles accesos no autorizados o brechas en la red que permita la fuga de datos.

En ese sentido, la seguridad en la nube referente a los accesos, se convierte en una necesidad para mitigar riesgos e identificar amenazas en tiempo real.

¡Y listo! Si leíste hasta aquí ya sabes que utilizar la nube, bajo las premisas de seguridad, es como tener tu información en una cámara acorazada.

Como ves, la seguridad en la nube es un todo un ecosistema con diversos mecanismos y prácticas. A la vez, también demanda que el usuario ponga de su parte y se enfoque en resguardar su información de manera adecuada.

¿Te gustó esta lectura? Suscríbete a nuestro blog y mantente al día en todo lo que necesitas saber seguridad en la nube.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Mantente al día de nuestras últimas noticias y productos.

Consentimiento(Obligatorio)
Solicita información
×
Consentimiento
Consentimiento(Obligatorio)