Ciberseguridad industrial: ¿qué es y como implementarla?

El concepto de ciberseguridad industrial se refiere, principalmente, a la unión de los principios de seguridad dentro del ámbito de la OT (Tecnología de las Operaciones) con las bases de seguridad del entorno de la red TI (Tecnologías de la Información).

El surgimiento del IIoT —las siglas de Internet Industrial de las Cosas— y la transformación digital dentro de la fabricación han llevado a que cada vez se hable más de este elemento estratégico.

En síntesis, la ciberseguridad industrial ha provocado una mejor convergencia en términos de fiabilidad de la TI y la OT, estableciendo el marco de diseño y la orientación del Internet industrial.

Ahora bien, la Industria 4.0 está caracterizada por la fabricación inteligente y los dispositivos conectados entre sí. Sin embargo, como cualquiera otro sistema interconectado, posee serias vulnerabilidades contra ciberataques, que ponen en juego aspectos estratégicos, financieros, operativos e incluso de imagen corporativa.

Por ejemplo, el robo de datos es capaz de dañar la reputación de un negocio al perder la confianza de los consumidores, stakeholders y proveedores.

La sustracción de datos críticos, como pueden ser los documentos originales o de propiedad intelectual, es capaz de generar costos incalculables a una organización y restarle peso a su ventaja competitiva.

A continuación, te mostraremos mucho más acerca del concepto de ciberseguridad industrial, sus características, su relación con la industria 4.0 y las razones por las cuales se ha convertido en un aspecto tan importante para cualquier tipo de empresa alrededor del mundo.

¿Qué es la ciberseguridad industrial?

Como mencionamos al inicio de este post, el concepto de ciberseguridad industrial se puede definir como la unión de los principios bases de la seguridad dentro de los entornos de OT y TI.

Tiene mucho que ver con una perspectiva ampliada sobre los aspectos relevantes de las redes operacionales dentro de los negocios, que permiten integrar todos los procesos industriales en una misma plataforma o interfaz.

De esta manera, se establecen redes de operación pura, que cuentan con mucha carga de trabajo de autómatas que, por concepto propio de su naturaleza, son un modelo matemático de estado finito, es decir, no son capaces de evolucionar con la velocidad que lo hace las infraestructuras IT.

Esto significa que necesitan interconexión, sobre todo, impulsadas por la transformación digital operativa que existe en múltiples segmentos de la economía y productividad global —incluido, por supuesto, el de la manufactura y las industrias—.

El objetivo principal de esto es encontrar métodos optimizados que brinden eficiencia en todos los ámbitos posibles, ya sea financieros, operativos, administrativos, medioambientales, entre otros.

Ahora bien, la ciberseguridad posee diversas categorías o segmentos en los que es aplicada y que provoca un cambio en su paradigma.

Categorías de ciberseguridad aplicadas en un entorno tecnológico.

Entre las más importantes encontramos:

Seguridad de la red

Se refiere a las prácticas ejecutadas con el fin de proteger una red informática de atacantes y amenazas, ya sean individuos dirigidos o malware.

Seguridad de las aplicaciones informáticas

Aquella enfocada en mantener el software y los dispositivos libres de ataques y virus. Un programa o aplicación que es comprometida es capaz de proporcionar acceso a los datos críticos de la empresa.

En ese sentido, la seguridad eficiente comienza en la etapa de diseño del software, mucho antes de que una aplicación o dispositivo sea usado por la empresa.

Seguridad operacional

Tiene en cuenta aquellos procesos y toma de decisiones para controlar y proteger los documentos y archivos de datos. Asimismo, los permisos que poseen los usuarios cuando acceden a una determinada red y aquellos procesos que dictan el lugar y la forma como los datos pueden guardarse o compartirse.

Recuperación durante ataques, catástrofes y continuidad de los procesos

Estos determinan el método a través del cual una organización actúa durante un incidente de ciberseguridad o cualquier evento que provoque una pérdida de los datos u operaciones apoyadas en ellos.

Las políticas internas de recuperación de datos en casos de ataques o catástrofes determinan los pasos a seguir para restaurar las operaciones organizacionales. La continuidad general es la guía a la cual recurren los líderes de los departamentos y la empresa cuando se pretende operar sin algunos recursos.

Formación de los usuarios

Enfocada en dirigir al factor de ciberseguridad más cambiante e impredecible: las personas. Cualquier usuario puede llevar un virus dentro de un sistema accidentalmente, sobre todo si no está al tanto o no se encuentra capacitado.

En ese sentido, es esencial formar a las personas y hablarles sobre la importancia de borrar archivos adjuntos a emails que resulten sospechosos y descartar el uso de unidades USB no autorizadas, así como difundir otros lineamientos relacionados con la seguridad.

Seguridad en la nube

Teniendo en cuenta que muchos datos se encuentran en entornos digitales o en la nube, esta categoría agrupa a todos aquellos sistemas y programas que se encargan de asegurar la información que están dentro del segmento de cloud computing.

Seguridad móvil

Dado que los celulares y los dispositivos móviles se han convertido en un recurso imprescindible para colaboradores, gerentes y directivos, la ciberseguridad industrial también debe estar aplicada a este tipo de tecnología con el objetivo de cubrir los diseños de seguridad específicos para ellos.

¿Qué relación tiene con la industria 4.0?

Tradicionalmente, las industrias se han enfocado en garantizar la seguridad de los entornos físicos de los colaboradores e individuos involucrados en procesos que tienen que ver con procesos industriales.

El gran inconveniente que se presenta ahora mismo es que gran parte de las soluciones y procesos de negocio están evolucionando en el entorno de la industria 4.0, es decir, tecnologías basadas principalmente en el mundo digital para optimizar procesos y ser más competitivos.

La relación que existe entonces con la ciberseguridad industrial y la industria 4.0 recae en el replanteamiento de los fundamentos, políticas y parámetros de seguridad dentro de estas organizaciones para adaptarse a nuevos contextos en donde los objetivos, a su vez, también han cambiado.

Objetivos que pueden resumirse de esta forma:

  • Extender la seguridad a las instalaciones y a las operaciones con la intención de garantizar el correcto funcionamiento de los procesos fundamentales de producción dentro de las fábricas y de los Cyber-Physical Systems (sistemas físicos e informáticos).
  • Garantizar la integridad de los procesos de comunicación y colección de datos en cada uno de los puntos cruciales como dispositivos y sistemas.
  • Proteger las informaciones confidenciales que tienen que ver con la producción de la organización.

Cada uno de los sistemas de seguridad de las industrias deben adaptarse bajo dos conceptos fundamentales o vertientes que funcionan de forma paralela pero, a su vez, interconectadas entre sí: infraestructura física e infraestructura virtual.

Ambas están estrechamente relacionadas, dado que cualquier problema que atente contra la seguridad física de las personas tiene el potencial de convertirse en un problema informático y viceversa.

De hecho, si vemos un poco el contexto actual, la ciberseguridad en el sector industrial ha tenido una gran relevancia dado que de ella se sostienen múltiples factores en las empresas.

Y es por ello que los sistemas de ciberseguridad industrial están regidos por los siguientes elementos:

  • Protección oportuna dispositivos y máquinas, garantizando que desde el diseño todos las maquinarias involucradas en algún proceso de producción industrial cuenten con medidas de ciberseguridad incluidas, así como medidas de prevención de accidentes físicos. Todo esto con el objetivo de disminuir los riesgos potenciales en cualquier área. Este factor también es conocido como security by design.
  • Deben contar con un desarrollo en cualquier tipo de estrategias y estándares orientados hacia el impulso de la ciberseguridad en dispositivos y maquinarias de las industrias, para así fusionarlas con las medidas de seguridad internas.

En síntesis, la industria 4.0 es una realidad en los sistemas productivos y las medidas de seguridad actuales deben estar enfocadas en cubrir cualquier tipo de amenaza potencial que pueda impactar a las organizaciones.

Un ciberataque no solo puede comprometer la integridad de los datos de una compañía, también es capaz de producir diversos fallos en el flujo de trabajo y mermar la capacidad productiva, así como afectar físicamente a los colaboradores y operarios en casos muy críticos.

Sistemas de control, el foco de los ataques a infraestructuras industriales

En lo que a ataques de industrias respecta, los sistemas de control suelen ser el objetivo principal de los usuarios maliciosos.

En la actualidad, muchas redes de tecnología operativa (OT) ahora están conectadas a sistemas de TI e Internet, exponiendo activos críticos de ICS a amenazas persistentes avanzadas.

Primordialmente, activos informáticos (HMI, servidores, estaciones de trabajo) que ejecutan operaciones comerciales (Windows, Unix, Linux) son los componentes de mayor riesgo en el universo de Sistemas de Control.

De acuerdo a investigaciones de CyberArk, los ataques a estas infraestructuras críticas han aumentado en más de un 50% en el último año.

Para el 76% de los líderes de operaciones consultados para este estudio, los ataques identificados y reportados eran mucho más sofisticados que los experimentados en el pasado reciente.

El ataque más común entre los reportados es el “delete and destroy” (eliminar y destruir), sufrido por el 44% de las víctimas.

Según la agencia gubernamental ICS-CERT de Estados Unidos, la Gestión de Credenciales es una de las principales vulnerabilidades que de alguna manera facilita la ocurrencia de estos ataques. Esto incluye:

  • Protección de credenciales insuficiente
  • Almacenamiento de texto sin formato de una contraseña
  • Transporte desprotegido de credenciales

¿Por qué es importante la ciberseguridad industrial?

Si aún no comprendes por qué es tan necesaria la ciberseguridad industrial dentro de los procesos empresariales, lee con atención estas razones específicas:

Aprovecha y protege los datos de la empresa

La manufactura 4.0 vino para quedarse y esto ha producido una inevitable tendencia hacia la migración de datos entre sistemas.

A su vez, ha proporcionado una mayor agilidad y facilidad para el acceso a informaciones de interés para los flujos de producción y diferentes etapas de operación. Asimismo, provoca que las organizaciones se hayan convertido en un blanco hacia los ciberataques, dado que una gran porción de su documentación se encuentra en digital.

La digitalización, en este sentido, es un factor esencial para alcanzar mejores niveles de capacidad competitiva, y los ataques cibernéticos no serán un mal constante, siempre y cuando se apliquen las prácticas de ciberseguridad más recomendadas y que eviten de facto el trabajo de los cibercriminales.

Usa el cloud computing como activo de negocios

Los datos que generan las empresas en el mundo digital ya no solo se guardan únicamente en los dispositivos físicos que poseen, sino que este proceso de almacenamiento ha migrado hacia servidores remotos.

La tendencia del cloud computing no para de expandirse, dado que propone un nuevo esquema de almacenamiento sustancialmente más eficiente que, además, no pone límites a la disponibilidad y su accesibilidad.

Desde la perspectiva de la ciberseguridad, los servicios en la nube son sólidas herramientas de protección y, en general, entornos seguros para sus datos.

Sin embargo, este hecho también implica que los usuarios que tengan acceso a la información crítica de la empresa cumplan con ciertos protocolos de cuidado y prevención para evitar fugas de datos o robo de información, así considerar los controles de seguridad en dichos entornos.

Permite la operatividad remota

En estos días, es muy común que los supervisores y gerentes acompañen los flujos de producción remotamente y que las reuniones a través de videollamadas sean la norma. Todo esto nos lleva a que la digitalización ha permitido que las empresas puedan funcionar a pesar de las circunstancias actuales y, por supuesto, las limitaciones que provoca.

Ahora bien, igualmente propone nuevos desafíos para la ciberseguridad industrial, pues nos posiciona en un entorno de trabajo donde no existe un sistema unificado y, en su lugar, se usan múltiples equipos y conexiones en diferentes lugares.

Aunado a esto, una gran parte de los dispositivos usados para realizar trabajos en las industrias no suelen estar configurados por las empresas, lo que facilita el camino para los ciberdelincuentes.

Por esas razones, la ciberseguridad surge como un mecanismo de prevención, para permitirle a las organizaciones a disminuir vulnerabilidades y evitar que los accesos no autorizados a los sistemas y datos no se conviertan en un problema durante el teletrabajo.

Promueve la integración entre dispositivos de producción y administrativos

En el contexto en que están las industrias en la actualidad, la conexión e intercambio de información entre dispositivos, equipos de producción y maquinaria es un elemento clave.

Esta convergencia de datos entre diferentes segmentos de la industria y flujos de trabajo se ha convertido en un elemento indispensable con el objetivo de gestionar eficientemente los datos y las operaciones, así como elevar el nivel de expertise de los colaboradores.

Asimismo, esto tiene un efecto directo en la capacidad de acompañamiento y en el proceso de toma de decisiones.

La ciberseguridad industrial tiene una gran influencia en este punto dado que permite ejecutar la integración entre equipos y la transferencia de datos entre dispositivos, garantizando el correcto funcionamiento y la seguridad de información a través de las comunicaciones en redes, plataformas, bases de datos, herramientas empresariales, entre otros.

Y es que cuando hablamos de información sensible, gestionar de forma detallada y minuciosa el acceso de usuarios a las diversas plataformas y soluciones se convierte en un activo fundamental para proteger la data.

Principales retos para las industrias

Las industrias, como cualquier tipo de organización que se encuentre en búsqueda de la transformación digital de sus procesos, son vulnerables a ataques y cibercrimen.

Los retos que cualquier empresa debe enfrentar para superar sus propias deficiencias pueden resumirse de la siguiente manera:

1. Incorporación de la ciberseguridad en la cadena de suministro

La adopción de métodos de seguridad digital no es una tarea simple, sin embargo, no es imposible.

Para que esto sea una realidad es vital establecer políticas y acuerdos internos según las principales preocupaciones sobre el uso y manejo de herramientas y procesos relacionados con datos.

Asimismo, se deben definir claramente cuáles serán las responsabilidades y el alcance de cada colaborador en este asunto, así como las mejores práctica de uso de información para garantizar la protección de los datos críticos en todo momento.

2. Integración

Incorporar esta práctica en los procesos de calidad y seguridad operacional en las industrias puede convertirse en un gran obstáculo debido a la reestructuración de las operaciones diarias y los protocolos de actuación de colaboradores y operarios.

En ese sentido, las organizaciones pueden apoyarse en integraciones progresivas que vayan tomando parte, paulatinamente, de las actividades con el objetivo de asegurar la mejor implementación posible y evitar ser obstáculo de la producción y, al mismo tiempo, garantizar la protección de datos.

3. Adoptar ciberseguridad en el diseño de proyectos de digitalización industrial

La digitalización industrial, si bien es diversa, contiene diseños de proyectos establecidos para favorecer la digitalización a grandes niveles.

Uno de los grandes desafíos para las compañías es adaptar ciberseguridad en sus procesos dentro de grandes proyectos de digitalización industrial, con el fin de cumplir con las capacidades máximas ofrecidas por las herramientas y técnicas del área.

4. Resiliencia ante ciberataques

Una industria no puede ser inmune a todos los tipos de ciberataques que existen, sobre todo si tomamos en cuenta que los delincuentes informáticos agregan nuevas capas de dificultad para que los sistemas, programas y técnicas no sean capaces de frenar estas iniciativas.

En ese sentido, la empresa debe adoptar una cultura de resiliencia, para saber cómo sobreponerse en casos de que sus datos sean comprometidos y afrontar los procesos posteriores a una violación de su perímetro de seguridad con la mayor eficiencia posible.

5. Capacitación constante

Formar a los colaboradores para aprovechar el diseño, integración, operación y el mantenimiento de todos los procesos digitalizados, así como para generar procesos seguros de transmisión y uso de datos, puede ser un reto difícil de superar para las organizaciones.

En ese sentido, uno de los mayores desafíos para las industrias es capacitar a sus colaboradores para poder manejar las operaciones más exigentes en temas relacionados a la ciberseguridad.

Consejos para implementar la ciberseguridad industrial

Implementar la ciberseguridad industrial va mucho más allá que simplemente adoptar un software o una política estándar. Para hacerlo eficientemente, aquí tienes algunos consejos claves:

Diseñar una infraestructura de ciberseguridad

Al contar con una infraestructura diseñada específicamente para la ciberseguridad, que cuente con actualizaciones constantes, los sistemas operativos y programas informáticos pueden proteger a los dispositivos y procesos de la empresa de los ataques más sofisticados que existen.

Por ejemplo, aquellos equipos que incorporan Windows XP ya no cuentan con soporte nativo por parte de Microsoft, por lo que actualizarlos a versiones actuales es una decisión crucial para garantizar su protección, o considerar al menos controles compensatorios que protejan dichos activos.

Cuidar la infraestructura a través de profesionales

La infraestructura técnica es un recurso que necesita mantenimiento recurrente por parte de profesionales del área, dado que una administración central eficiente posibilita crear las normas y políticas correctas para evitar comprometer a la empresa.

Asimismo, es fundamental establecer las políticas y procesos correctos, con el objetivo de normalizar el uso, adquisición y gestión de los sistemas y dispositivos.

Realizar backups y mantenerlos en un resguardo seguro.

Los respaldos de seguridad son una técnica ideal para fortalecer la ciberseguridad industrial a través de copias de seguridad que se guardan automáticamente y que contienen los datos más importantes de la empresa en caso de ser víctimas de algún tipo de malware como el ransomware.

De esta forma, la organización puede evitar —o minimizar— las mermas de su producción que deben realizarse cuando se pierden informaciones claves por un ataque cibernético.

En ese sentido, las copias de seguridad suponen un proceso mucho más rápido y menos costoso que la restauración completa del sistema.

Fomentar la capacitación

Para una ciberseguridad industrial de primer nivel, la formación y capacitación de los colaboradores resulta un activo de negocios.

Tanto los empleados como los directivos de la industria tienen que estar informados y comprometidos con los protocolos de seguridad en cualquier tipo de contexto, al igual que poseer un profundo conocimiento sobre el uso de las tecnologías, los sistemas y los comportamientos para evitar un manejo indebido, que facilite el trabajo a ciberdelincuentes.

Seguir métricas claves de rendimiento e identificación del riesgo de manera oportuna.

Es necesario acompañar la implementación de ciberseguridad industrial a través de métricas que indiquen si los procesos están haciéndose correctamente o si, por otro lado, existen problemas en algunas áreas de la organización. Esto podrá darte una perspectiva de la madurez alcanzada por los colaboradores y sistemas involucrados en la iniciativa para identificar riesgos potenciales y poder solucionarlos de manera adecuada.

Además, es fundamental diseñar y adoptar una cultura corporativa de ciberseguridad industrial, que sea la base de un proyecto exitoso, marcado por la innovación y una inversión de recursos a nivel institucional.

Sumado a estos consejos de implementación general, existen pasos críticos y específicos que puedes proponerte para empezar a fortalecer tu ciberseguridad industrial, como:

  • Defenderse del malware y ataques de ransomware, empleando aplicaciones de control para reducir la superficie de ataque y bloquear la progresión del malware en los puntos claves de acceso.
  • Identificar a todos los usuarios, aplicaciones y credenciales asociadas utilizadas para otorgar acceso a los sistemas de control Industrial, y reducir la superficie de ataque por eliminación de cuentas no utilizadas.
  • Supervisar los signos de un ataque en progreso, incluyendo usuario inusual, actividad no autorizada y uso de credenciales relacionado con el acceso a activos del ICS mediante mecanismos de monitoreo avanzado para un alertamiento oportuno.
  • Identificar de manera efectiva los activos que se encuentran en las redes industriales , con la finalidad de evaluar vulnerabilidades sin impactar la disponibilidad de la comunicación de los diferentes componentes interconectados.

Si estás interesado en seguir aprendiendo y documentarte sobre la ciberseguridad en las empresas, ¡haz clic aquí y descubre nuestro blog post sobre el tema!

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Mantente al día de nuestras últimas noticias y productos.

Consentimiento(Required)