Ciberseguridad: ¡aprende todo al respecto con una guía completa!

Si llegaste a este artículo seguramente en más de una ocasión has escuchado el concepto de ciberseguridad y te preguntaste qué es o qué tan relevante puede ser. En la actualidad es indispensable tenerlo en cuenta en todas las iniciativas organizacionales, sobre todo si cuentas con una empresa que tiene presencia en el mundo digital.

Hoy en día, así como la vida ha traspasado las barreras físicas para llegar a la arena virtual, las amenazas hicieron lo propio, exigiéndonos cuidados y precauciones al momento de usar herramientas en línea.

No es novedad que para los gobiernos una de las prioridades sea la ciberseguridad, ya que tanto para naciones como empresas es conocido lo valioso que es la información y lo útil que es utilizarla para sus propios intereses.

Por otro lado, su importancia radica también que durante la pandemia causada por el virus COVID-19, la actividad en línea ha incrementado y con ella los ataques cibernéticos también han aumentado y nos han puesto en alerta.

Por eso, a continuación, te daremos una guía completa sobre ciberseguridad. Aquí descubrirás todo lo que debes conocer sobre este tema:

  • ¿Qué es?
  • ¿Por qué es importante?
  • ¿Cómo saber si eres vulnerable a un ataque?
  • ¿Qué medidas puedes tomar?
  • Y todo lo demás que necesitas saber para cubrir al máximo tu seguridad en el mundo digital.

¡Buena lectura!

¿Qué es la ciberseguridad?

La ciberseguridad es el concepto que engloba todo tipo de prácticas que tienen como finalidad disminuir riesgos potenciales que pudieran afectar los activos de una empresa: proceso críticos de negocio, infraestructura habilitadora como son nuestros dispositivos y medios electrónicos, equipamiento de redes, sistemas e información valiosa de la empresa.

Por esto último, es importante conocer los diferentes ámbitos de seguridad de la información, pues la finalidad principal de este tipo de practicas es asegurar un riesgo manejable en nuestras organizaciones.

Un rubro importante de la ciberseguridad es brindar los mecanismos necesarios para proteger los datos e información para que los únicos que puedan obtenerlos o modificarlos, sean precisamente las personas autorizadas para hacerlo.

Dentro de este concepto, se involucran diferentes esquemas de cobertura. A continuación mencionamos algunos de los siguientes enfoques:

  • Seguridad de red: Se refiere a la acción de proteger la infraestructura de red en una organización.
  • Seguridad de las aplicaciones: Se especializa en proteger el software y los desarrollos funcionales que soportan los procesos de negocios.
  • Seguridad en los datos: Busca mantener la integridad de la información que se envía, se transfiera y se almacena para un fin de negocio.
  • Seguridad en los procesos operativos: Busca aplicar las mejores prácticas en los procesos de negocio para asegurar una correcta postura de ciberseguridad dentro de la empresa.
  • Recuperación ante desastres: Se encarga de establecer un plan de emergencia en caso de que se presente un evento disruptivo en la organización, que permita mantener la integridad de la operatividad de la empresa.
  • Seguridad con los usuario: Ofrece la capacitación y las herramientas necesarias para mantener el buen uso de la información, cómo identificar y en su caso, cómo evitar un posible riesgo de vulnerar los datos que se manejan en la empresa.

Como puedes observar, existen una extensa variedad de campos que considerar cuando nos referimos al concepto de ciberseguridadsu objetivo principal es proteger nuestra información y disminuir riesgos en nuestra organización.

¿Cómo funciona la ciberseguridad en la industria?

Actualmente es prácticamente imposible hablar de cualquier industria o negocio sin considerar el ámbito digital. Esto no significa que no haya empresas cuya producción, funcionamiento o comercialización no se lleve a cabo sin la intervención de la presencia de sistemas digitales o equipos tecnológicos conectados a una red, sino que casi todas las compañías tienen una presencia, mayor o menor, en el mundo digital.

Esto quiere decir que no solo las redes de operaciones puede comprometer la ciberseguridad, sino que también pueden ser propensas al espionaje físico, la estructura operativa, o problemas con la seguridad a niveles presenciales, como problemas atmosféricos o legales, pueden afectar de manera negativa a la ciberseguridad.

Siendo específicos, la ciberseguridad considera requisitos particulares para estar bien cimentada. Lo anterior, si se toman en cuenta los principios que se han nombrado para darle a una empresa la calidad de digital; y dentro de estos requisitos se contemplan la garantía de control e infraestructura así como la capacitación del personal de la compañía.

Y, para mantener segura a nuestra organización es necesario que las Tecnologías de la Información (TI) coexistan de manera segura con algunos otros ambientes, tales como las Tecnologías Operativas (OT) o ecosistemas del Internet de las Cosas (IoT), pues existen una estrecha relación entre ambas cuando hablamos de negocios digitales.

De esta manera no solo se podrá generar un blindaje a nivel tecnológico, sino que también podrá plantearse un sistema de protección operativo y procesal que brinde mayor control a la gestión de cualquier riesgo probable.

Por eso más vale planificar en conjunto acciones de contingencia para situaciones imprevistas que puedan poner en riesgo a tu empresa y su reputación.

Ahora bien, más allá de protegerla y mantenerla a salvo, existen diversas razones por las que es importante proteger la información a través de la ciberseguridad. Sigue leyendo para conocer algunos de estos motivos.

¿Por qué es importante la ciberseguridad?

A veces no dimensionamos las situaciones a las que nos podemos enfrentar hasta que nos toca afrontarlas.

Es precisamente lo que sucede con los ataques cibernéticos: como no estamos acostumbrados a ellos, conocer su impacto es difícil; sin embargo, conviene saber más sobre lo que puede suceder, ya que puede afectar significativamente el futuro de las empresas involucradas en estos problemas.

A continuación te presentamos algunas de las implicaciones más importantes de estos ataques.

Blinda la seguridad personal

Vamos de lo simple a lo complejo. En este caso, una de las razones más importantes por las que conviene considerar la ciberseguridad como una prioridad es precisamente la integridad personal.

Pensemos un poco: nuestro teléfono nos acompaña a todos lados, contiene información sensible e incluso fotos de nuestra familia, información personal, aplicaciones de nuestras cuentas bancarias, correos donde recibimos información particular de la empresa e incluso contactos de conocidos y amigos.

Es decir, nuestros aparatos electrónicos contienen información sensible de nosotros, que en las manos equivocadas nos dejarían vulnerables ante todo tipo de amenazas, desde fraudes hasta ataques físicos.

Para muestra podemos recordar la gran cantidad de escándalos que han salido a la luz en la web debido a filtraciones o robos de información a personajes públicos como servidores públicos, empresarios e incluso estrellas de la farándula.

Reduce los riesgos económicos

Hoy en día el dinero se maneja más en línea que en físico: la practicidad de las tarjetas de crédito y débito, las transferencias bancarias y las aplicaciones bancarias han hecho muy simple mudar nuestros procesos financieros a la red.

A pesar de la infinidad de beneficios, entre ellos la practicidad como ya mencionamos, también conlleva un mayor riesgo: ya no tienes dinero en efectivo pero sí una tarjeta que se puede clonar, ya no necesitas manejar físicamente una cantidad de dinero, sino que estás a unos cuantos clics equivocados de que accedan a tu cuenta bancaria.

La comodidad trae costos y ventajas, y debemos prepararnos para que los costos sean menores y los beneficios mayores; aquí entra la ciberseguridad con medida para evitar que los nuevos procesos nos pongan en mayor riesgo.

Un ejemplo es el robo de datos bancarios, algo de lo que cada vez más hemos escuchado, así como los fraudes cibernéticos. Por tanto, ahora no debes proteger tu cartera, debes proteger tu teléfono y tus datos bancarios cuando los utilizas en línea.

Pensando en la economía propia de tu empresa, tomar medidas de ciberseguridad adecuadas también te permitirá mantener con menores riesgos las pérdidas que significaría un ataque o una falla en tu sitio web. Si no nos crees a nosotros, pregúntale a Zuckerberg sobre las pérdidas que le han traído las caídas o fallas en sus plataformas.

Disminuye la pérdida de información de la empresa

Suena obvio, pero cuando nos metemos a las entrañas de lo que se puede perder, podemos dimensionar mejor que es lo que está en riesgo.

Las empresas regularmente desarrollan conocimiento propio, lo que en inglés se denomina el know how. Este conocimiento del negocio lleva años desarrollar y perfeccionar, lo que permite a las organizaciones con mayor experiencia tener una ventaja sobre otras e incluso tener un activo que ofrecer o vender a otros.

Siendo un claro ejemplo de un bien o activo intangible, pero vital para la compañía que incluso puede tener mayor valor que lo tangible, y que si se deja a la deriva y no se protege pone en una situación de gran vulnerabilidad a la empresa misma.

Reduce la vulnerabilidad ante la competencia

El mundo de los negocios es una jungla donde el más fuerte prevalece y el más débil debe adaptarse o morir, y en esta gran competencia, cualquier detalle puede marcar la diferencia.

Muchos ciberataques en el mundo de los negocios se realizan con el objetivo de sabotear el trabajo de la competencia, ya sea para minar una posible ventaja de la otra empresa, o por el contrario, obtenerla.

Incluso no es necesario un ataque para poner en riesgo la información de la compañía, cualquier desatención o descuido puede causar una filtración de datos sensibles de la compañía que pueden ser aprovechados por otros.

Por eso es importante darle la relevancia debida a la información: es un bien que sirve a los intereses de la empresa y tiene uno de los capitales más valiosos. También es un activo que puede causar graves daños si es utilizada por las personas indebidas, pero todo esto puede evitarse si le das la prioridad necesaria a la ciberseguridad.

Ofrece una ventaja competitiva

Ya vimos los motivos por los que conviene proteger la información con la que cuenta la empresa, pero también puede traerte beneficios que van más allá del cuidado contra los riesgos.

La ciberseguridad sigue siendo un tema nuevo en el mundo, pero cada vez tiene mayor relevancia y exige de mayor consideración y conocimiento. Por eso los primeros que apuesten por ella serán los que mayor experiencia y conocimiento tendrán a futuro y por tanto tendrán ventaja sobre el resto.

Además, los clientes, cada vez más, exige que su seguridad sea también una prioridad para las compañía que contratan. Así es como el cuidado de la información y datos personales se ha convertido en una agenda cada vez más relevante, tanto política como empresarialmente.

Por eso contar con medidas que protejan la información que posee la empresa dará seguridad al interior y al exterior y, además, dará certeza de que los procesos están protegidos.

Facilita que haya una toma de decisiones adecuada

Tan importante es mantener nuestra información fuera del alcance de ojos ajenos, como que la información que tengamos sea verdadera y fidedigna, la razón es simple: la información que tenemos es la base de las decisiones que tomamos.

Todos conocemos la importancia de una toma de decisiones correcta, y es que cualquier acción puede catapultar o sepultar las aspiraciones de la empresa en su ramo; puede abrir nuevos mercados o dinamitar los que se tiene, puede aumentar los ingresos o disminuir el capital

De ese tamaño es la importancia de una decisión, y de ese tamaño es la importancia de la información veraz, confiable y segura, la cual no debe ser alterada o manipulada por otros cuyos intereses son ajenos a los de la empresa.

Refleja responsabilidad con los clientes

Lo más importante para una compañía siempre deben ser los clientes, y es que como bien se sabe son los que hacen el mundo de los negocios girar, y son el activo más valioso de la compañía.

Y ¿qué pensarías de alguien que deja desprotegida la posesión más valiosa que tiene? Irresponsabilidad seguramente es una de las palabras que te vienen a la cabeza.

Eso puede estar pasando con tus clientes y quizá no te has dado cuenta. Recuerda que cuentas con información muy sensible y valiosa debido a la relación comercial que tienes. Si descuidas esta información y cae en las manos equivocadas, no solo perderás la confianza de tus clientes, sino que también podrías poner en riesgo su integridad.

Estas son algunas de las razones por las que es importante invertir en ciberseguridad. Si te das cuenta, es como una póliza de seguro: un elemento que responde a amenazas que no son visibles y que puede que no suframos nunca, pero a las que debemos saber cómo enfrentar (con todas las herramientas adecuadas, claro está).

Sin embargo, tampoco se trata de cuidar todo, se trata de tener protegido lo que realmente importa para evitar un impacto en la operación y que afecte la continuidad de negocio. Por ello, la seguridad de la información tiene ciertos criterios para catalogar de información valiosa a ciertos datos con los que contamos y a continuación te explicamos cuáles son.

¿Qué información debes proteger?

La información que te conviene proteger tiene que cumplir con uno o más de los siguientes criterios:

  • Debe ser crítica: Este criterio se refiere a la información que es indispensable para que la empresa funcione.
  • Debe ser valiosa: Este elemento se refiere a la información que debe resguardarse y protegerse para evitar poner en riesgo el futuro de la organización.
  • Debe ser sensible: Esto quiere decir que es información que solo debe ser conocida por las personas autorizadas por la organización.

Tomando como punto de partida estos elementos, existen tres conceptos o elementos indispensables que contempla la ciberseguridad para proteger la información:

Confidencialidad

Este elemento contempla que la información es un bien que debe ser restringido de la divulgación pública, por tanto se asegura que solo tengan acceso a la información las personas que deben tenerlo.

Dentro de este elemento se contemplan todas las acciones que la organización puede implementar para evitar que se filtre la información que no es conveniente que sea conocida por personas no permitidas.

Disponibilidad

La información debe estar disponible para los que deben acceder a ella en el momento en el que deban acceder a ella; ni más, ni menos. Estos puede contemplar una gran cantidad de usuarios u organismos y un tiempo límite determinado.

La disponibilidad debe contemplar siempre la operación de las empresas, ya que al limitar el acceso, se puede estar dejando fuera a alguien imprescindible para el funcionamiento de la compañía.

Para que este aspecto puede ejecutarse sin interrupciones o problemas. Será conveniente que cuentes con un organigrama detallado de todos los cargos y funciones en tu organización; así sabrás a quiénes restringir o dar acceso a cierta información.

Integridad

Este elemento se refiere a garantizar que los datos a los que se tiene acceso son veraces y no han sido manipulados o modificados. Es decir, que la información es confiable y no tiene carencias o recortes.

Como se mencionó, es importante contar con información exacta, veraz y confiable para evitar malas decisiones, y la ciberseguridad se encarga de ello, ya que garantiza que no hay alteraciones no autorizadas en los datos que se utilizan.

¿Qué tipos de riesgos en ciberseguridad existen?

Para poder defendernos adecuadamente, necesitamos conocer los tipos de amenazas a las que nos podemos enfrentar. En la ciberseguridad se catalogan tres principales:

  • Ciberdelito: Se refiere a ataques que involucran a individuos o grupos que atacan los sistemas para obtener beneficios económicos y beneficiar intereses personales.
  • Ciberterrorismo: Involucra cualquier tipo de ataque que busque debilitar o vulnerar sistemas públicos con el objetivo de causar terror o afectación en una comunidad especifica.
  • Ciberataques: Cuya particularidad es que tiene fines de afectar la reputación de una organización o una entidad pública.

¿Cómo se dan los ataques?

Existen diversas técnicas y herramientas que son utilizadas para vulnerar la seguridad de la información electrónica, unas más complejas que otras. A continuación, te presentaremos las más relevantes.

  • Malware: El más común y simple de todos, se trata de un software malicioso, regularmente oculto en un archivo enviado por correo o descargado en la web.
  • Phishing: Es un tipo de ataque que se basa en el envío de correos electrónicos personalizados para suplantar la identidad y hacer fraude.
  • Botnets: Consiste en la infección de una serie de ordenadores que permite configurarlos para realizar acciones maliciosas.
  • Ataques DDoS: Estos ataques buscan inhabilitar un servicio ya sea saturándolo o consumiendo todos sus recursos.

Ciberseguridad-Las-amenazas-más-comunes

Así como existe categorías para los tipos de riesgos en cuestión de ciberseguridad, también existen diversas fases dentro de las que se desarrolla la ciberseguridad y a continuación te las presentamos.

Fases de la ciberseguridad

De acuerdo al Marco de ciberseguridad del NIST (sigla en inglés para el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de Estados Unidos) son cinco las fases de la ciberseguridad, te las presentamos a continuación de forma detallada.

1. Identificación

Esta fase requiere de un proceso de contabilización e identificación de todos los equipos, datos y programas que utilizas en tu empresa. Esto permitirá que logres blindar cada una de las posibles entradas hacia tu sistema e información .

Además, esta etapa también requerirá que crees un plan o política de ciberseguridad. Para facilitar la comprensión de cada uno de los elementos de este documento, será mejor si utilizas organigramas que establezcan de forma clara las responsabilidades, funciones y permisos a los que tienen acceso cada una de las personas en tu empresa con base en el rol que tienen dentro de la compañía.

También será importante que plantees las acciones a seguir en situaciones de riesgo de forma muy clara y con orden, una lista puede ser una muy buena idea. De esta manera, contarás con una guía que realmente les será de ayuda a quienes se enfrenten a un ataque o intento de plagio de información sensible, pues con tan solo consultar el documento sabrán qué hacer y a qué personas acudir en caso de verse involucrados en un escenario de riesgo o ataque digital.

2. Protección

Esta fase se encarga de mantener la seguridad en un nivel máximo. Implica el control de acceso a tu red, equipos e información, el uso de programas para proteger información sensible y el cifrado o codificación de la misma.

También es la etapa en la que crearás respaldos de información y mantendrás las actualizaciones de tus programas de seguridad al día. En caso de que sea posible, se recomienda que automatices las actualizaciones, de esta manera lograrás mantener con un mayor grado de seguridad todos tus equipos y estructura.

Es en este momento cuando también deberás comunicar a cada una de las personas que colabora dentro de tu compañía la política de ciberseguridad. Ya sea en una conferencia, talleres o con una estrategia mixta de capacitación, realiza una actividad que les permita conocer las reglas de ciberseguridad y las acciones que pueden tomar en caso de presentarse un escenario de emergencia.

No te olvides que no se trata de que memoricen un manual o texto, sino que sepan qué protocolos se han establecido y que conozcan los documentos necesarios a consultar en situaciones de riesgo o ataque a tu empresa.

3. Detección

La tercera etapa de ciberseguridad se encarga de analizar los equipos de tu empresa en búsqueda de amenazas y vulnerabilidades. No solo se trata de encontrar programas de rastreo, sino también de verificar que el acceso de información está siendo otorgado únicamente a quienes tienen autorización en tu compañía.

Además, también contempla una auditoria de la actividad general que permitirá mantener la red sin usuarios o conexiones desconocidas y que también mantendrá a cada uno de tus colaboradores con acceso únicamente a la información que requiere de acuerdo al lugar que ocupan en tu empresa.

4. Respuesta

Esta etapa contempla la toma de acciones que puedes llevar a cabo una vez que has realizado todas las actividades de detección. Será en este momento cuando podrás informarle a empleados y clientes con vulnerabilidades sobre esta situación y también cuando les podrás plantear acciones para revertir este estado.

También es el paso en el que establecerás estrategias emergentes para continuar con la actividad de tu empresa en línea en caso de haber detectado algún problema que interfiriera con la misma. Además, si es que has sido víctima de algún ataque, por pequeño que sea, es el momento en que deberás notificar a las autoridades incluso si ya has tomado acciones necesarias para detener y/o resolverlo.

Por último, esta fase también es el momento adecuado para realizar investigaciones respecto de las vulnerabilidades o ataques que has detectado y actualizar tus planes de emergencia con base en tus hallazgos. Del mismo modo, es el mejor momento para plantear qué hacer en caso de emergencias derivadas por otras causas como desastres naturales y otros que del mismo modo pueden afectar el rendimiento de tu empresa en el ámbito digital.

5. Recuperación

Finalmente está la fase de recuperación que, en caso de haber sido víctima de un ataque, deberá contemplar la restauración de equipos e información que hayan sido atacados en tu negocio durante la crisis.

Además, también será el momento en que deberás notificar a empleados y clientes sobre la resolución del problema y qué acciones está tomando tu empresa en ese momento para resolver cualquier problema resultante de dicho ataque.

¿Qué retos tiene enfrente la ciberseguridad?

La ciberseguridad sigue siendo un área a explorar que tiene limitantes y áreas que aún significan un reto constante para su efectividad. Algunos de estos límites y retos son los siguientes:

Constante actualización

Los cambios de los últimos 30 años se han dado tan rápido que no se ha conseguido dimensionar el impacto que tienen en la vida y el esfuerzo y tiempo que han necesitado para concretarse en una realidad.

La ciberseguridad no es la excepción, las amenazas cibernéticas se actualizan día a día, haciendo que las herramientas que se usaban ayer sean obsoletas hoy. Eso exige un compromiso importante de actualización para los responsables de la ciberseguridad de las empresas.

Corresponsabilidad en la compañía

Como mencionamos, cualquier mínima desatención al interior de las empresas puede generar una filtración o éxito de algún ataque. Si lo pensamos de esa manera, esto quiere decir que entre más grande sea la organización, mayores riesgos se corre si no se toman medidas.

Existen métodos para combatir el riesgo, como la autenticación o la restricción de acceso a ciertos datos a una corta cantidad de personas, sin embargo, nada será más efectivo que hacer corresponsables a todos los que integran la empresa.

Hacer entender a todos tus colaboradores que las medidas de ciberseguridad tienen una razón de ser, que son necesarias para mantener andando la empresa e incluso que permiten cuidar de la integridad personal, es un reto mayúsculo pero necesario y que debes superar dentro de tu empresa.

Diversidad de amenazas

El problema de la inseguridad en línea es la infinidad de espacios por las que se puede atacar. Ya lo vimos con las diversas categorías dentro de la ciberseguridad, pero para hacer un recuento rápido, podemos ser vulnerables a través del correo electrónico, mensajería, descarga de documento, etc.

La ciberseguridad tiene el reto de pensar en todas estos canales (y cualquiera nuevo) que pueden hacer vulnerable al sistema; deben identificar cada acceso o puerta de entrada posible e implementar protocolos que prevengan posibles ataques.

No levantar las alarmas

A pesar del riesgo, es necesario mantener la calma y evitar elevar la paranoia alrededor del tema. Así como es importante que sepan por qué deben tomar medidas, es importante no ser esclavos del miedo a un ataque, lo importante es saber como manejar una situación de crisis para minimizar un riesgo en los procesos críticos del negocio para la continuidad del mismo.

De cualquier manera, se convierte en todo un reto si consideramos todo lo que está en juego en un ataque a los datos e información confidenciales de una empresa; por eso es que es uno de los grandes retos para la ciberseguridad. Pese a ello, si logras superarlo podrás lograr una mejor preparación, no importa que recibas un ataque o no.

Poco estudio sobre el tema

No podemos olvidar que la ciberseguridad no es un asunto nuevo, pero sigue siendo un tema que le falta mucho desarrollo, a pesar de que cada vez se exige y demanda más su conocimiento y dominio.

Los especialistas en el tema todavía son limitados, los conocimientos aunque comienzan a crecer, todavía no son lo suficientemente vastos y al día de hoy, es poco el tiempo que se lleva trabajando en el tema.

Es probable que pronto esto cambie, y que las carreras profesionales en el tema cada vez crezcan más ante la demanda; no obstante, hoy es un reto al que se debe enfrentar la ciberseguridad.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Mantente al día de nuestras últimas noticias y productos.

Consentimiento(Required)