Gestión de incidentes de ciberseguridad: paso a paso

Con el mundo altamente digital y conectado, tanto los activos empresariales como el perfil de los usuarios maliciosos ha cambiado de manera significativa exigiendo así, una postura innovadora y creativa en lo que concierne a la gestión de incidentes de ciberseguridad.

En el artículo de hoy, te brindamos abundante información acerca de este tema y presentamos como un partner de negocios puede ayudarte a mejorar la protección de los datos corporativos.

¡Adelante!

Incidentes de ciberseguridad: ¿En qué consisten y por qué son tan peligrosos?

La ciberseguridad consiste en un conjunto de prácticas cuya finalidad es proteger los datos e información o activos de importancia para una empresa o persona, la cuales permiten disminuir el riesgo de un intento de dañar sus propiedades de confidencialidad, disponibilidad y/o integridad.

Las dinámicas más populares en términos de amenazas son los ataques dirigidos a infraestructuras o sistemas debidamente planeados y ejecutados por cibercriminales bajo un motivador que le permita al atacante lucrar como resultado de dicha actividad.

Mediante el uso de sus amplios conocimientos de TI y de metodologías de ingeniería social, por mencionar algunos ejemplos, los usuarios maliciosos logran acceder a información personal y corporativa con la finalidad de:

  • Obtener recompensas financieras.
  • Afectar la integridad moral e imagen de terceros.
  • Exponer situaciones comprometedoras.
  • Avergonzar a las víctimas.
  • Obligar la manifestación de determinados comportamientos o actitudes.

Para evitar este tipo de situación e incrementar la seguridad de los datos de la empresa y de las personas, es esencial que las organizaciones promuevan capacitaciones, difundan información valiosa sobre el tema y estimulen las buenas prácticas en términos de mitigación de amenazas.

La gestión de incidentes de ciberseguridad considerando NIST

El NIST es uno de los principales marcos de referencias aceptados por la industria para hacer frente a los incidentes de ciberseguridad. Su principio general consiste en la adopción de un conjunto de procesos, requisitos y controles para administrar adecuadamente los riesgos y amenazas que pueden afectar a una empresa en caso de presentarse un incidente.

Para implementarlo y así, disminuir riesgo con la preparación de una respuesta efectiva , debemos considerar las siguientes etapas:

1. Preparación

Este primer punto implica contar con un equipo capacitado para brindar apoyo y proporcionar soluciones efectivas ante cualquier incidente que tenga potencial de afectar el contexto de seguridad de la información.

Asimismo, la etapa de preparación comprende:

  • Desarrollar un efectivo plan de respuestas frente a incidentes señalando los pasos adecuados para subsanar cualquier inconveniente.
  • Contar con softwares y hardwares adecuados para analizar incidentes.
  • Conocer la infraestructura de TI de la empresa.

2. Detección

El equipo debe verificar si consiste en un evento aislado que no afecta la seguridad de TI o en un incidente con consecuencias importantes considerando indicadores como:

  • Conexiones a redes extrañas.
  • Llaves de registro fuera de la base permitida.
  • Presencia de usuarios desconocidos.

Es importante considerar los vectores de ataque como phishing, dispositivos removibles y/o externos, ataques de fuerza bruta y vulnerabilidades, así como las fuentes indicadoras de incidentes más comunes como Sistema Antispam y Antimalware.

3. Análisis

Análisis y validación de cada incidente documentando cada paso emprendido. De hecho, la verificación inicial debe proveer información suficiente para poner en marcha el proceso de erradicación de la amenaza.

4. Contención

Se pone en primer plano a la toma de decisiones para evitar un mayor daño y mantener intactas las evidencias. En efecto, las tácticas de contención varían de acuerdo con el tipo de incidente por lo que deben desarrollarse estrategias de contención individuales teniendo en cuenta las características de cada incidente.

5. Erradicación

Esta etapa no siempre se cumple en el período de recuperación. Algunas de sus acciones más relevantes consisten en:

  • Eliminar vulnerabilidades, usuarios maliciosos y malwares.
  • Determinar nuevas reglas de seguridad.
  • Ejecutar un análisis de vulnerabilidades a la red y a los sistemas.

6. Recuperación

Los responsables de las operaciones de seguridad restauran los sistemas a su condición normal. Asimismo, confirman si están funcionando de forma correcta y en el caso de inconsistencias, remedian vulnerabilidades para evitar futuros problemas similares.

7. Lecciones aprendidas

Es una de las partes más relevantes del proceso de respuestas a incidentes del NIST. Básicamente, contar con una sección de actividades post-incidente contribuye a la mejora de las medidas de seguridad al paso que optimiza el proceso de respuesta a las amenazas.

7 consejos extremadamente útiles para minimizar los riesgos de ciberseguridad

Además de considerar la metodología referenciada dentro del marco NIST, es crucial que los negocios adopten una estrategia de protección adecuada considerando las siguientes buenas prácticas.

1. Presta atención a las tendencias

Las empresas especializadas en la seguridad en TI están constantemente desarrollando herramientas y metodologías para hacer más eficiente la protección de los datos empresariales principalmente porque las amenazas evolucionan siguiendo los pasos de la transformación digital.

Estar pendiente de las novedades y tendencias permite incorporar soluciones más eficientes que mitiguen la probabilidad de incidentes y pérdidas financieras.

2. Actualiza los programas y las aplicaciones corporativas

Las fallas en los sistemas operativos, drivers y softwares abren espacio para el ingreso de terceros malintencionados, por esta razón, los proveedores lanzan actualizaciones corrigiendo fallas y optimizando la protección.

3. Limita el acceso a la información

Es importante clasificar el acceso a los datos de acuerdo con las demandas informativas de los puestos y roles dentro de la empresa. Es decir, el personal de alta gerencia debe contar con un flujo de datos más expresivo que los equipos de producción evitando así, la fuga, pérdida o el uso inadecuado de la información.

4. Invierte en la protección de aplicaciones

Apuesta en la protección de aplicaciones y sitios web que faciliten y salvaguarden el manejo de información fuera de la red corporativa con son los firewalls de aplicaciones, cifrado en los canales de comunicación, así como la validación de los orígenes y destinos que estén utilizando el flujo de información dentro de las aplicaciones del negocio.

5. Desarrolla políticas de seguridad

La estructuración de normas de conducta y políticas de seguridad reduce la incidencia de fallas que puedan comprometer los archivos.

Asimismo, alinea los procesos de acuerdo con las políticas realizando modificaciones de diferentes niveles con la finalidad de minimizar las brechas de seguridad y así, mitigar ataques.

6. Utiliza herramientas de monitoreo de seguridad

Para que la seguridad sea efectiva, es necesario entender lo que ocurre en toda la red e infraestructura que soporta tu negocio.

Por eso, debemos utilizar herramientas que permitan monitorear las actividades del día a día en los sistemas de la organización para minimizar de esta forma, la probabilidad de identificar de manera expedita comportamientos anómalos en las comunicaciones, vulnerabilidades o riesgos en las infraestructuras tecnológicas de la empresa y/o cambios en los patrones de acceso en los sistemas que soportan los procesos críticos del negocio.

7. Adopta soluciones de cifrado de información

La criptografía es una gran aliada de la seguridad de la información, pues impide el ingreso de terceros no autorizados a los archivos empresariales por lo que es indispensable para garantizar la protección del flujo de datos.

Ante la necesidad de incrementar una mejor gestión en los incidentes de ciberseguridad en tu empresa, te invitamos a contar con Ikusi.

Nuestra empresa es especialista en soluciones tecnológicas y servicios que, más allá de agilizar los procesos internos, aportan los siguientes diferenciales en el ámbito de la seguridad de la información:

  • Protección de la navegación web.
  • Autenticación de múltiples factores.
  • Análisis y automatización de flujos.
  • Inteligencia de tráfico de datos.
  • Protección de endpoints y aplicaciones.
  • Control de acceso a la red e identidad.
  • Servicios de Ciberseguridad bajo demanda.
  • ¡Y mucho más!

¡Comunícate ahora mismo con nosotros y entérate cómo podemos ayudarte a mejorar la ciberseguridad en tu negocio!

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Mantente al día de nuestras últimas noticias y productos.

Consentimiento(Required)