La Importancia de las barreras vehiculares en la protección de infraestructuras estratégicas

En el contexto de la seguridad física, una barrera se define como un elemento natural o estructural que impide o retrasa el movimiento del atacante dentro de una instalación protegida. Delimitar el perímetro de una instalación es su uso más conocido, sin embargo, su gran variedad y versatilidad hacen de las barreras perimetrales un elemento valioso para la protección de infraestructuras estratégicas.

En esta ocasión hablaremos de las barreras vehiculares que, como su nombre lo indica, tienen como objetivo impedir el acceso a vehículos no autorizados.  Estas barreras se instalan típicamente en accesos donde transitan diariamente los automotores de empleados, visitantes, proveedores de servicios, así como en los accesos de entrada y salida de productos.

Las barreras vehiculares deben contar con el desempeño adecuado para procesar los flujos de automóviles requeridos por las instalaciones, así como ser capaces de proveer de un grado de resistencia aceptable para diferentes tipos de amenaza que pudieran suceder.

Un ejemplo de amenazas que pudieran suceder es el “ramming” o “embestida” es un ataque cada vez más usado para entrar a una instalación estratégica, que es cuando un vehículo a toda velocidad es utilizado para acceder de forma abrupta y sorpresiva a las instalaciones. Sin embargo, una barrera de control de flujo vehicular o pluma no será capaz de neutralizar un ataque así.

Es por ello que seleccionar una barrera vehicular es una tarea que requiere de un análisis profesional, que va más allá de elegir un modelo por precio, estética o dimensiones.

Por ejemplo, las barreras vehiculares de tipo activo son ideales para mitigar ataques de ramming, ya que pueden operar de manera manual o automática y se integran fácilmente a los controles de acceso existentes, pero para que sean confiables, deben contar con las certificaciones necesarias.

 

¿Cómo elegir la mejor barrera vehicular?

Diferentes organismos internacionales han desarrollado métodos de prueba para certificar que las barreras cumplen con el grado de resistencia esperado. Si no estás seguro de si la barrera que vas a adquirir es confiable, asegúrate de que cuente con la certificación de alguna de estos organismos internacionales:

  • American Standard and Testing Materials (ASTM)
  • Departamento de Defensa de los Estados Unidos (DoD)
  • British Standard Institution (BSI)
  • Organización Internacional de Normalización (ISO)

Además de la certificación, se debe tener presente el grado de resistencia ideal que es directamente proporcional al tipo de amenaza que se espera afrontar. Por ejemplo, durante el ataque ramming, se debe considerar que el vehículo generará energía cinética y la cantidad de energía generada durante la aceleración deberá ser absorbida por la barrera vehicular para impedir su acceso.

Las barreras vehiculares deben ofrecer un grado de resistencia en sintonía con la barrera perimetral, de esta manera se cumple el principio de “seguridad balanceada”, en donde los elementos del sistema de seguridad física proveerán el mismo grado de protección, minimizando vulnerabilidades que puedan ser aprovechadas por los atacantes.

Otro punto para considerar son las posibles rutas de ataque y aceleración máxima del vehículo agresor, que debe ser calculado por un profesional de la seguridad con experiencia en protección de infraestructuras estratégicas.

Finalmente, hay que tener en cuenta el valor del activo a proteger, pues la protección para un aeropuerto no será la misma que la empleada en un centro comercial, por su nivel de criticidad.

 

¿Cuánto “cuesta” una barrera vehicular?

Es de esperarse que el valor económico de una barrera vehicular certificada sea mayor que el de aquellas que no cuentan con un aval de resistencia, la selección de la barrera deberá reflejar un equilibrio entre el costo – beneficio.

Como cualquier otro elemento del sistema de protección física, el desempeño de una barrera vehicular dependerá de factores como su correcta selección, instalación, operación y mantenimiento, pero definitivamente no invertir en una protección adecuada, significará un costo mayor para las organizaciones.

Una infraestructura estratégica que no cuenta con barreras vehiculares efectivas está bajo un riesgo permanente de robo, daño, sabotaje o pérdida de vidas. El encargado de la seguridad física puede gestionar correctamente este riesgo desarrollando un proyecto de actualización de barreras de la mano de un integrador de seguridad especializado como lo es Ikusi.

 

¿Tienes proyectos de seguridad física en puerta? En Ikusi te podemos ayudar.

En Ikusi contamos con especialistas en seguridad que apoyan a las organizaciones a mejorar sus sistemas de protección física. Somos una empresa con una trayectoria de más de 50 años en la ejecución de proyectos de seguridad a nivel internacional. La experiencia adquirida nos ha llevado a convertirnos en especialistas para la protección de infraestructuras estratégicas, contando con historias de éxito en más de 140 aeropuertos.

Ikusi ofrece a sus clientes soluciones de seguridad holística, en donde trabajamos con nuestros clientes sus iniciativas de protección a través de servicios de consultoría e ingeniería especializada. En Ikusi apoyamos de manera profesional a nuestros clientes a alcanzar su misión a través de la protección de sus activos clave.

Conoce más de Ikusi y nuestros casos de éxito aquí.

 

Michel R. Nieto Hernández, CPP, PSP
Subdirector D.N., Propuestas Complejas, Verticalización en IKUSI México

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Mantente al día de nuestras últimas noticias y productos.

Consentimiento(Required)